Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

“Soy Connie Benitez de Paiz, soy guatemalteca, esposa, mamá, hija y tengo una panadería, Panifresh, que llevamos con mi esposo”.

Se describe como una mujer alegre, fiestera y que disfruta viajar con su familia. Así también la reconoce Diana Anleu, quién trabaja desde hace 17 años con Connie de Paiz, en el área de comunicación y cultura organizacional:

Trabajar con ella es muy agradable porque es una figura de alegría, inspira mucha confianza y tranquilidad, es una líder. Hemos formado un ambiente de familia porque al final ella es como una mamá.

 

Publicidad
Publicidad

Connie de Paiz es una guatemalteca de 55 años, hija de migrantes españoles. Hace dos semanas fue nombrada presidenta de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport). Fue presidenta de la Asociación de Gerentes de Guatemala (AGG) y  es parte de la Junta Directiva de Centrarse. Además, dirige Panifresh, una panadería heredada por sus papás.

 “Panifresh es mi familia, es mi vida, lo que hemos forjado entre todos. Mis papás empezaron la panadería y yo en vacaciones trabajaba ahí, como empacadora, luego en la caja. Es como una vida”.

Hoy la empresa se ha expandido por Centroamérica, México y Estados Unidos y es una de principales distribuidoras de pan, tortillas y pastelillos a las cadenas de comida rápida, así lo cuenta Diana Anleu, su colaboradora:

Desde McDonald´s, Wendy´s, Burger King, Pollo Cambero y por eso Panifresh ha diversificado su negocio, porque también estamos incursionando en comida de mascotas con una planta en EE.UU y, la mayoría de gente se come el pan, las tortillas, etc.  no sabe que es de Panifresh.

 

En 2018, de Paiz, fue galardonada como Gerente del Año por la AGG por su trayectoria empresarial; pero abrirse camino en los negocios no ha sido fácil, aunque cree que los espacios empiezan a abrirse:

 “Ya hay más consciencia de la necesidad de que las mujeres ocupen puestos importantes, para mí no es muy difícil, pero sí es imponente llegar a una mesa en donde solo están sentado hombres”

Para ella no hay imposibles y sus colaboradores lo saben, cuenta Anleu:

Connie tiene un rótulo en su puerta que dice: “no se puede no existe” y cuando alguien llega con un problema ella dice “busquemos una solución” y a veces que la solución se encuentra en conjunto.

Sus papás, su esposo, el empresario Juan Carlos Paiz, y sus tres hijos, han sido un pilar en su vida. La mayor de sus hijas, una ingeniera industrial de 28 años, se ha integrado al negocio, todos en Panifresh ven en ella el reflejo de Connie de Paiz.