La ley de Probidad y Responsabilidades de Funcionarios y Empleados Públicos establece en su artículo 18, 20 prohibiciones para los funcionarios públicos entre estos:

  • Solicitar o aceptar directamente o por terceras personas: dádivas, regalos, pago, honorarios o cualquier otro tipo de cosas adicionales a los que normalmente percibe por el desempeño de sus labores.

  • Usar el título oficial del cargo o empleo, los distintivos, la influencia, o el prestigio de la institución para asuntos de carácter personal o de terceros.

  • Solicitar a otros gobiernos o empresas privadas colaboración especial para beneficio propio o para un tercero.

El presidente Jimmy Morales se ha puesto bajo la mirada de la Contraloría General de Cuentas, tras aceptar del magnate de los casinos de Las Vegas,  Sheldon Adelson, su Boeing 767, donde él y la comitiva oficial se trasladaron a Israel para la inauguración de la embajada de Guatemala en Jerusalén.

De acuerdo con la Ley de Probidad, el mandatario  Morales tiene prohibición de recibir dádivas como lo dice su literal C del artículo 18, en tal sentido los auditores iniciaron la búsqueda de posibles relaciones de negociosos entre el Presidente  y los empresarios que prestaron el avión para la comitiva guatemalteca. Según dijo el Subcontralor del Gasto Público, Cesar Elías, estarán atentos  a posibles negocios del futuro porque dijo que el favor puede constituirse en tráfico de influencias.

La semana pasada, mientras estaban en Israel el diputado oficialista confirmó que Sheldon Adelson cubrió los gastos de Morales y el resto de la comitiva.

“Todo lo cubrió el dueño de los casinos en Las Vegas, ¿Qué gastos cubrió él?… Todo (…) y le otorgó ese privilegio al presidente y a la comitiva y esto es confirmado porque él estuvo con nosotros”

El vocero presidencial Heinz Heimann también lo afirmó: fue una cortesía, derivado de las buenas relaciones de Guatemala e Israel y las decisiones que se han tomado para trasladar la embajada a Jerusalén.