Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

A menos de dos meses de que el presidente Jimmy Morales concluya su gestión, distintas entidades de gobierno han iniciado la carrera por los negocios de última hora: contratos millonarios se evalúan en las instituciones públicas; por ejemplo: el Ministerio de Gobernación está a punto de firmar con la empresa Mayoreo de Computo S.A (Maycom) un contrato para la impresión de licencias de conducir para un periodo de 7 años, un negocio de al menos Q850 millones.

El Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales también tiene en puertas un contrato por Q14 millones para la compra de software; en la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) se busca proveedor para la adquisición de 835 mil pares de matrículas para vehículos de dos registros y 810 mil para automotores que solo utilizan una. En tanto, el Registro Nacional de las Personas (Renap) está en proceso de contratación de una empresa que provea 4 millones de cartillas para la impresión del Documento Personal de Identificación (DPI).

Negocios que son puestos en entredicho por Marvin Flores, analista de la Acción Ciudadana:

 “Se lee como un negocio corrupto, tratando de dejar comprometido servicios y contratos a la próxima administración”.

Flores, sin embargo, señala que sucede en todos los cambios de gobierno:

 “Es común, pero esto gobierno ha superado los estándares de otras administraciones, el tratar de hacer negocios para 7 años es señal que ellos lo que están haciendo es asegurar sus negocios”

Anular contratos

Alejandro Giammattei el presidente electo de Guatemala, aunque no revela la lista de contratos que a su juicio son perjudiciales para su administración ha adelantado que su equipo legal ya analiza los compromisos que los ministerios están asumiendo en estos últimos días:

Estamos esperando respuestas de las acciones de algunos ministerios: decisiones que se están tomando a última hora que podrían perjudicar y dejar comprometido al siguiente gobierno y queremos respuestas sobre esas cosas. Por ejemplo: 12 acuerdos que se emiten en Ministerio de Educación de último momento y que podrían comprometer parte del presupuesto del próximo año, cuando no les corresponde.

De acuerdo con Giammattei el camino para los contratos perjudiciales y de largo plazo será la anulación:

Declararemos la lesividad de todas aquellas cosas con las que no estamos de acuerdo y que están violando la ley. No podemos apostar a que sigamos teniendo contratos multianuales que son ilegales en muchos casos; hay un grupo que está trabajando en ese tema.

En tanto el integrante de Acción Ciudadana recomienda evitar la firma de contratos con la administración saliente, ya que podrían ser anulados o declarados lesivos al tomar posesión el nuevo nuevo gobierno y, por tanto, los acuerdos se pueden caer.