Este viernes se cumplen 07 días desde que los estudiantes de sexto año de Medicina de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC) solicitaron al gobierno dotarles equipo de seguridad sanitaria para sumarse a atender la crisis por Coronavirus en el país.

Las autoridades del Ministerio de Salud respondieron que no tenían capacidad para proveerles insumos y el paso siguiente fue que la Universidad retiró a los estudiantes. Más tarde, el presidente Alejandro Giammattei ordenó que debían colaborar, pero hasta hoy no les proveen del equipo.

Security Check Required

No Description

Y aunque se conformó una mesa técnica para soluciones, sus representantes no acudieron a la primera reunión pese a que ayer en cadena nacional el mandatario pidió que estudiantes y el equipo médico se unieran. Stuardo Batres, estudiante de sexto año asignado al Seguro Social de la zona 9:

 “Entonces la mesa técnica no avanza y se deja claro que nuestra suspensión continúa hasta que se cuenten con recursos físicos para brindarnos la protección necesaria”

Los estudiantes de la USAC en Ejercicio Profesional Supervisado (EPS) en la red hospitalaria de país son unos 650 y solicitan:

 “Puntualmente nosotros requerimos una mascarilla N95 para todos los días que estemos en el hospital, una bata quirúrgica estéril, guantes y gel antimaterial. También la garantía del transporte público porque muchos no tienen como trasladarse y menos en el área rural en donde tienen que desplazarse hasta 30 kilómetros”

dijo Batres.

Lo que sucede a los practicantes de la USAC solo es el reflejo de las carencias del sistema. Los propios médicos de los hospitales han requerido los instrumentos para enfrentar la tarea.

Zulma Calderón, defensora de la Salud de la Oficina del Procurador de Derechos Humanos, dice que la carencia es el diario vivir en especial en el área rural, donde la voz de los trabadores no llega a las autoridades:

Los del interior son los que históricamente han estado abandonados: les hace falta equipo, no cuentan con tecnología para poder resolver. Solo entre 10 y 12 tienen área de intensivo de los 44 que deberían de responder a la población con los servicios. Y en este momento nos preocupan todos los centros, pero en especial los del interior que deberían ser reforzados, principalmente los que están en áreas fronterizas.

apuntó Calderón.

Jorge Ramírez Juárez, Epidemiólogo del área de salud de Suchitepéquez, confirma que no hay intensivos:

Yo le diría que cuidados intensivos pediátricos sí, pero para adultos estamos muy limitados, incluso en el Seguro Social de Mazatenango, que es uno de los mejor equipados. Tenemos muy poco espacio y ventiladores, pero “aquí la gente ya dijo que no se van a quebrar la cabeza” solo estabilizan al paciente y lo mandan a donde corresponde.

La defensora de la Salud de la PDH señala que los niveles de abastecimiento varían por área:

  • Hospital Roosevelt y San Juan de Dios – 85% -en medicamentos esenciales-
  • Hay problemas con medicamentos oncológicos
  • En Villa Nueva tienen insumos en 90 y 92% y atención de ventilación mecánica.

Sin embargo:

El resto del país: nosotros hicimos supervisión, y abastecimiento estaba entre un 75 y 80 % en septiembre pasado, pero  con el Estado de calamidad se abrió la posibilidad de compras urgentes, entonces hay un 80% de abastecimiento.

El epidemiólogo de Mazatenango mencionó medicamentos requiere la emergencia:

Nosotros solo estamos manejando acetaminofén y en algunos casos tenemos necesidad de mejorarle la dificultad respiratoria que los pacientes traen, no estamos usando antitusivos y si el paciente está en condiciones de recibir una asistencia hospitalaria, solo le tomamos la muestra de hisopados y lo referimos a un hospital de mayor nivel.