Guatemala se mantiene en alerta ante la evolución del Covid-19 para la siguiente semana: el Instituto de Investigaciones de la Escuela de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC) proyecta que al 12 de abril el país presentará 8 mil 854 casos, por lo que recomiendan cuarentena total e impulsar la aplicación de las pruebas.

Las clínicas de los hospitales privados empiezan a recibir personas que creen tener síntomas de contagio y ese requerimiento de asistencia ha llevado a esos centros a crear protocolos y a acondicionar áreas especiales para cuando el gobierno les de participación en la crisis:

Edgar López, médico internista e intensivista, de un hospital privado en la capital cuenta:

Hoy, sí viene un paciente de estos, con mucho gusto le recibes en la parte de afuera donde le toman la temperatura y le preguntan ¿por qué vienes? Y responden “vengo del extranjero o he estado en contacto con alguien…” eso ya es un factor de tremendo riesgo. Entonces se le coloca en el cuarto rojo en nuestra emergencia donde se toman las muestras de laboratorio que corresponden y las enviamos al Laboratorio Nacional de Salud, hemos recibido pacientes y se han mandado ahí”

López dice que los hospitales privados juegan un papel importante en la emergencia sanitaria.

Liberaríamos una parte importante de población que eventualmente pudiera tener acceso a pagar ese examen y ese test podría ser para otro paciente que no tiene la capacidad de pagar y contribuiríamos con identificar a “un pequeño” grupo de la población.

Cobertura

En efecto, los hospitales privados tienen la capacidad de atender solo al 7% de los pacientes del país, la red hospitalaria pública cubre el 93%.

La sanidad pública cuenta con 7 mil 500 camas en todo el país y 380 camas de intensivo, mientras que en la red privada, cada caso es diferente: los hospitales medianos cuentan hasta 50 camas y 15 intensivos, refieren los médicos. El Hospital provisional en el parque de la industria además tiene capacidad para 3 mil personas.

El doctor Rafael Espada, exvipresidente del país e integrante de una comisión ad hoc que le da seguimiento a la pandemia, considera oportuno que el presidente Alejandro Giammattei se apoye en la red privada de salud para hacer frente a la pandemia.

Si tienen el dinero y el hospital la capacidad de recibirlo, tendrán que decidir, pero tienen que proteger mejor a su personal y tener el sistema regulatorio del ministerio de Salud, porque sí tienen que haber requerimientos muy estrictos para el control del virus, para que no vaya a ser una válvula de inseguridad en la que nosotros paremos contaminando más que conteniendo.

Capacidad

Espada considera que clínicas, casas-hospitales o con poca capacidad deben quedar excluido para evitar riesgos.

Carlos Soto, exministro de Salud, coincide y cree que deberían ser los hospitales privado más grandes el nuevo frente de batalla:

Centro Médico, Pilar, Herrera Gerandi y La Paz, con la obligación de reportarle al Ministerio. Porque aquí el pleito es que no todos pueden pagar. Porque nadie se quiere ir al hospital de Villa Nueva y al Parque de la Industria, pero si yo tengo la capacidad de pagar y los cuatro hospitales grandes tienen ya sus protocolos establecidos, ellos podrían colaborar en eso y el gobierno les debería de dar la autorización.

Así mismo Soto sugiere:

Que se busque tres o cuatro laboratorios que puedan hacer biología molecular o pruebas rápidas, le dicen de una vez qué tiene el paciente y se aísla o se va con salud pero tiene la obligación de reportar.

El último reporte del gobierno es de: 25 casos positivos, de los cuales 01 ha muerto, 05 se han recuperado y 19 continúan activos. Además, hay 1 mil personas en cuarentena.