Semanas atrás recorrieron las redes sociales imágenes de pacientes acostados en el suelo, en pasillos del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS). Otros esperaban sentados en sillas plásticas, pese a su condición de salud y hubo quienes debieron esperar su prueba de Covid-19 bajo toldos mientras llovía.

Esas situaciones llevaron al Seguro Social a contratar hoteles 5 estrellas para atender a pacientes con Coronavirus y la entidad ha pagado Q35 millones por nueve hoteles en todo el país. De cuatro adjudicaciones hay registro en Guatecompras, el portal de negocios del Estado. Autoridades del IGSS, a través de la oficina de comunicación, responden que la ley les permite hacer contrataciones directas.

Por los cuatro hoteles adjudicados en Guatecompras el IGSS pagó: Q26 .8 millones y según los términos el servicio es por tres meses y las camas contratadas suman 700. Las autoridades dicen que cada habitación representa  un gasto de Q440 por incluidos los 3 tiempos de alimentación.

Por uno de los hoteles el IGSS pagó Q13 millones por tres meses

ConCriterio habló con dos pacientes del IGSS que están en diferentes hoteles en la zona 10:

  • Ellos no presentaron o han presentado síntomas
  • No les dieron opción a irse a casa como como hacen otros hospitales
  • La estadía en el hotel se ha prolongado más de los 15 días para algunos.

Ellos han declinado de que su nombre sea mencionado en esta nota, el primero tiene 29 años y trabaja en una oficina jurídica y cuenta que sus días se han reducido a: comer, ver televisión y dormir

“Es complicado porque yo soy asintomático y el encierro no es común y estar así las 24 horas afecta psicológicamente porque no hay mayor cosa qué hacer y lo que queda es estar siempre atento al celular para pasar los días”.

Estadía en hoteles se prolonga

El IGSS no precisa una cantidad de pacientes en los hoteles, responden que cada día cambia la demanda y que el promedio es de 1 mil 400 en cuarentena en esos hospedajes y el paciente lo ha visto: cada día entran y salen personas.

Ayer precisamente muchas personas entraron al hotel para cumplir con la cuarentena y a los 10 día se recuperan y van de salida.

Esa no es la historia que del otro paciente entrevistado:

¿En el hotel cuanto tiempo estuviste? Estuve 22 días. Él no se explica por qué pasó tanto tiempo en ese hotel pues también fue un paciente sin síntomas, a lo más que llegó a tener fue leves dolores de cabeza, cuenta.

Sin alta

Pero hay algo más: aunque hace 20 días dejó el hotel, el IGSS no le levanta la suspensión y eso le aflige porque significa que tendrá menos ingresos:

“Cuando yo voy me dicen que hay demasiada gente. Ya voy yendo 3 veces, yo estoy en espera de eso y si no más tiempo voy a estar suspendido”.

En la empresa para la cual trabaja le dijeron que el tiempo que pasó en el hotel correrá por cuenta de ellos, pero los 20 días que tienen de estar fuera del centro, sin ser dado de alta, esas suspensión si deberá ser descontada.

El muchacho que trabaja en una oficina jurídica y que aún está en estos hoteles ha presentado malestares estomacales y otros padecimientos que cree no se asocian al Covid-19 y aunque ha pedido medicina le dicen que no hay:

“Lo que hace falta es medicina, ya que aquí solo proveen acetaminofén, casi que es la medicina de batalla para todo y cuando uno tiene diarrea o dolores de cabeza lo que le dicen a uno es que venga la familia a dejar los medicamentos porque ellos no tienen”.

Zulma Calderón, Defensora de la Salud de la Oficina del Procurador de Derechos Humanos dijo que algunos casos de pacientes enviados da estos hoteles tienen justificación: quienes no tienen posibilidades económicas para hacer una cuarentena rigurosa o quienes conviven con personas vulnerables.

Además de los nueve hoteles por los que el IGSS paga Q35 millones se cotizan otros tres servicios departamentales, igual para pacientes asintomáticos.