El gobierno y todos los sectores de la sociedad se preparan para el desconfinamiento programado en 04 fases y aunque no hay fecha exacta para reanudar actividades, todos afinan los protocolos desde su ámbito: la luz verde para iniciar con la fase cero, estará marcada por el descenso en la aparición de nuevo casos y la desocupación de camas en los hospitales.

Luego viene la fase que muchos esperan, tras 75 días de confinamiento: el inicio de una apertura parcial de:

-Publicidad-

-Publicidad-
  • centros comerciales
  • Restaurantes
  • Actividades deportivas
  • Religiosas

Centros comerciales y restaurantes consultados por ConCriterio, aunque comparten que preparan su protocolo para reabrir los negocios, prefieren omitir detalles o compartir sus planes, hasta que estén sobre la marcha.

Iglesia

William Quiñónez, pastor de la Iglesia Misionera Nueva Jerusalén, una congregación a donde asisten unas 500 personas, dice que en su caso las planificaciones las realizan en línea y están conscientes de que deben hacer cambios para regresar:

“Yo creo que nuestras reuniones deberían ser solo una vez a la semana:

  • solo el domingo
  • no más de 200 personas,
  • distanciamiento de metro y medio
  • uso obligatorio de mascarilla y gel

El pastor dice que toman recomendaciones de España y Suiza, países donde han reabierto las iglesias:

“Si queremos un beneficio, debemos dar algo y estas medidas deben ser por lo menos a fin de año”.

El religioso cree que aquellas iglesias con feligresía de incluso 5 mil o más personas, deben apoyarse en las herramientas virtuales para evitar las grandes concentraciones.

Gonzalo de Villa, presidente de la Conferencias Episcopal de Guatemala, mencionó que las iglesias católicas limitaran los ingresos a los templos:

“Hemos analizado la experiencia de otros países que han pasado por la pandemia y tendrá que ser una apertura gradual que al principio puede ser de 30% de capacidad de la iglesia y con medidas para controlar, las multitudes van a tardar, tendrá que ser controlado y con menos de lo normal”.

Trasporte público preocupa

San Juan Sacatepéquez, un municipio cercano a la capital con 56 casos confirmados de Coronavirus, fue el lugar donde miércoles se levantaron cordones sanitarios. En aquel municipio la economía está parcialmente cerrada. Lo que más le preocupa al alcalde Juan Carlos Pellecer es el transporte público, hay medidas que llegaron para quedarse por largo dice el jefe edil:

  • La mascarilla seguirá siendo obligatoria
  • En el transporte dice que serán más estrictos:

Porque muchas veces llevan personas colgando o en la parrilla y vamos a emitir sanciones. En las empresas continuarán los protocolos y velaremos porque se cumplan.

El trasporte público, motor de la economía, se presenta como el mayor reto. Acá deberán hacer esfuerzos mayores para el cumplimiento de las medidas señala Edgar Guerra, Defensor del Usuario de Trasporte Público de la Oficina del Procurador de Derechos Humanos: la mayor preocupación son los buses rojos y extraurbanos. 

  • Hay que luchar por varios puntos:
  • Que trasportistas y gobierno cumpla el protocolo de limpieza de los buses.
  • Que los pilotos tengan medidas adecuadas y que cumplan con la cantidad de personas establecidas.

En tanto se valora el avance que tienen Transmetro y Transurbano con señales de distanciamiento en paradas y unidades. El funcionario de la PDH dice que este momento puede ser aprovechado para corregir las deficiencias y desorden que por años ha tenido el transporte público en el país.