Las cárceles guatemaltecas albergan a 26 mil 271 presidiarios: condenados son  14 mil; sin condena, 12 mil 271. El confinamiento se endureció con la pandemia del Covid-19, el 16 de marzo la Dirección General del Sistema Penitenciario suspendió las visitas.

Los reos en ciertos centros se han exacerbado, la ansiedad de no recibir visitas genera tensión y las autoridades proponen una medida que, de entrada, genera polémica: videollamadas en las prisiones en lugar de visitas.

Luis Escobar, director del Sistema Penitenciario se lo explicó a diputados en una citación:

“Para ellos la visita es intocable: hemos implementado algunas medidas, pero tenemos que analizar los marcos jurídicos. Por ejemplo: la video llamada. Sabemos que todas las terminales móviles están prohibidas dentro del sistema penitenciario. Entonces no es tan fácil ponerlos que ahora se comuniquen de esta forma, pero ya estamos revisando si esto es viable, ya tuvimos medidas de ancho de banda para que quienes tengan acceso a redes móviles en su casa puedan comunicarse para mantenerlos tranquilos”

En efecto, en Guatemala la ley prohíbe el uso de celulares, pero según Eddy Morales, exdirector del Sistema Penitenciario, bajo la emergencia, las autoridades pueden implementar esta solución que sería beneficiosa para calmar a los reclusos:

El director debe hacer una resolución a través de la ley del Régimen Penitenciario, tomando en consideración que es una excepción a la regla por la emergencia del Covid-19, pero debe ser una medida temporal, bajo un protocolo de seguridad estricto y sería un método para calmar la ansiedad”

Riesgo

Adela de Torrebiarte, diputada del bloque CREO y exministra de Gobernación:

“Es un riesgo, aunque entiendo el lado humano del recluso”.

Según de Torrebiarte, puede generar tensión si solo se beneficia a unos reclusos:

“Como dice un dicho: o todos hijos o todos entenados”

La diputada considera que también pueden instalar teléfonos públicos en todos lo penales:

“Y que se sepa a dónde llamó, y que usted cuando lo llaman le dicen: lo están llamando de un centro de detención. Así es en los países desarrollados.

Pruebas

Carlos Morales, vocero del Sistema Penitenciario respondió que hacen pruebas con equipo de la administración y analizan la viabilidad jurídica. Si es posible, dice, las videollamadas se implementarán en las granjas -no especificó cuáles -y el preventivo.

En España ciertas prisiones usaron el sistema de video llamadas por la crisis del Coronavirus. En Guatemala los penales permiten videollamadas solo para audiencias judiciales de casos de alto impacto. Aunque en la ilegalidad, decenas de reos usan aparatos móviles para saludar a la familia, esparcirse en FaceBook o Twitter y, en el peor de los casos, para extorsionar.