Unos 40 agentes de la Policía Municipal de Tránsito (PMT) de la capital fueron llevados al hospital del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) de la zona 9 bajo sospecha de padecer coronavirus: de uno en uno los PMT empiezan a dar positivo.

Hugo Martínez, de 34 años y 14 de trabajo en la PMT de la capital, ingresó el lunes por la tarde y aún espera resultados. En su último turno debió de trabajar en bodega, limpió radios de comunicación que los agentes utilizan y eso le preocupa. Así relata sus primeras horas en el Seguro Social:

 “Habíamos unas 100 personas: doctores, abogados de empresas de seguridad. Se entró el agua y estábamos todos amontonados. Y ¿dónde dormiste? Yo, en el piso. Y ¿les dieron sábanas? No, nada. Y ahí estaba toda la basura de la cena y hasta temprano la sacaron.

Otro agente de la PMT, de 34 años, caso positivo de Covid-19, prefiere no ser identificado para proteger de discriminación a su familia. Él también vivió la precariedad en la atención: debió esperar en malas condiciones.

No obstante, hoy duerme en la cama de un hotel 5 estrellas: fue enviado por el IGSS a uno de los hoteles que la institución contrató para atender a pacientes asintomáticos como él y su compañero de cuarto.

“Nos dijeron que nos quedáramos aquí, que este hotel lo había proporcionado el IGSS y que acá nos iban a estar evaluando y que después de 07 días nos iban a hacer un hisopado. Venían conmigo en la ambulancia 06 y todo muy higiénico, muy bien, porque estando en el IGSS dormí en una silla y ya el último día me dieron una esponja. Y que te hayan trasladado ahí, ¿es un alivio? Sí… allá ni me había podido bañar.

Hotel que atiende a pacientes del IGSS. Foto: ConCriterio

El IGSS salió a contratar durante esta emergencia al menos 06 hoteles: 3 en la capital y 2 en Huehuetenango y Baja Verapaz; y 1 para el personal médico.

En Guatecompras, el portal de negocios del Estado, solo aparece adjudicado uno de los hoteles, por Q4.4 millones, ubicado en zona 9 de la ciudad. No obstante, el Policía Municipal dijo a este reportero que fue hospedado en un hotel de la zona 10 y proporcionó fotografías. Aunque se consultó a la oficina de comunicación de la institución, allí confirmaron que, aunque se trasladó a los pacientes a esas instalaciones, el contrato aún está en fase de firmas y pero no aportaron el valor de esta adjudicación.

Carlos Contreras, presidente del IGSS, en conferencia de prensa dijo:

“Los términos de referencia de la convocatoria indican que el hotel tiene que llenar requisitos de seguridad y limpieza. La alimentación la proveen ellos cuarto a cuarto”

En el tema de alimentación las bases de referencia indican que:

“El menú de alimentación será acordado semanalmente por el Departamento de Nutrición (IGSS) y la administración del hotel y su valor será proporcional al costo por tiempo de comida, sin exceder los Q100.00 diarios por persona”.

El contrato de arrendamiento es por tres meses prorrogable y debe contar con:

Habitaciones

· Ventiladas e iluminadas naturalmente y con buena iluminación artificial

· Habitaciones simples o dobles con camas con separación de 2 metros entre ellas como mínimo, en las cuales deberá realizarse cambio de ropa de cama cada 24 horas o inmediatamente al egreso de un paciente.

· De ser posible deberá retirarse de las habitaciones alfombras, suministros de bar (si los hubiere), teléfonos fijos y cortinas en cantidad mínima necesaria.

Adicional a todos los servicios de un hotel se requirió “espacios especiales”:

· Funcionamiento de estación médica y de enfermería

 · Aseo personal, descarte y cambio de ropa del personal sanitario

· Aseo personal, descarte y cambio de ropa del personal del hotel

 · Espacio físico y la ruta para el descarte de material e insumos utilizados por los pacientes.

· Espacio físico y la ruta para el retiro de material bioinfeccioso.

Daniel Alexander Jacobo Cifuentes, muchacho de 21 años, también agente de la PMT, apenas había iniciado en este trabajo en febrero y sus cuotas no son suficientes, esto le dijeron en el IGSS:

Vino una doctora y me dijo “usted salió positivo”, pero las cuotas de mensualidad no están solventes y lo tenemos que mandar a su casa.

El joven dijo que se comunicó con su jefe en la PMT y están arreglando la situación. El IGSS respondió que por emergencia y mandato presidencial no pueden negar la atención y que indagarán en el caso.