Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

La Encuesta de Empelo e Ingresos (ENEI) 2018, del Instituto Nacional de Estadística (INE) reveló que la tasa actual de desempleo en Guatemala es de 2.8 % de la Población Económicamente Activa. La cual tuvo un ligero crecimiento si los datos se comparan con los de 2017 cuando el desempleo ocupaba el 2.7%.

La oferta de empleo ha sido para los políticos un instrumento para ganar votos, pero los empleos nunca llegan:

 “¿En qué rama y en qué área? Prácticamente promesas de campaña” esa es la crítica de Juan Morales, un hombre de 43 años con una hija de 16, que ha estado desempleado desde hace 6 meses. El soporte durante este tiempo ha sido su esposa, quien para fortuna de la familia sí posee un empleo.

Cada casa es un drama

Ayer los salones del Parque de la Industria recibieron a  miles de guatemaltecos desempleados, las filas eran interminables y las historias también, entre la multitud se podía observar a una joven mujer indígena de estatura promedio y en sus brazos una bebé de 10 meses. Su nombre es Dora Morán de 28 años, tres hijos de 9 y 6 años y la menor de 10 meses. Es contadora y desde hace 2 años está desempleada. A eso se suma que no tiene el soporte de un esposo:

He dejado papelería en muchas empresas, pero nunca lo llaman a uno: en un solo año 100 currículos, pero lo llaman para entrevista y luego nunca hay respuesta. Es frustrante no tener un empleo porque cuando uno tiene hijos, tiene que ver todos los días por dales de comer.

Dora Morán y su niña de 10 meses
Dora Morán y su bebé de 10 meses

La joven madre debe ingeniárselas todos los días y cuenta que en promedio gasta Q50 diarios para la comida sus tres hijos y de ella. Durante los últimos 24 meses ha debido improvisar venta de comida en su casa para lograr sostener a su familia.

En los salones del parque de la industria hay otra mujer, viste un traje de Salamá Baja Verapaz, su nombre es María Alvarado, 40 años. María logró estudiar solo hasta sexto primaria, pero eso no la detuvo para salir de aquel departamento un día antes y llegar a las 2 de la madrugada a esta capital en busca de un empleo.

La mujer llevaba nueve años de no trabajar y entre sollozos cuenta la razón:

Porque mi mamá ya está grande y hay que cuidarla y ahora le dio un derrame es por eso que necesito un empleo más que nunca. Incluso no la quisiera dejar, pero necesito el dinero para hacer gastos. 

La oferta laboral de esta feria fue de 8 mil plazas de trabajo. La mayoría de los asistentes eran jóvenes. De acuerdo con datos compartidos por  Gabriel Aguilera, ministro de Trabajo en Guatemala, cada año se gradúan entre 180 mil y 200 mil jóvenes, pero el mercado solo genera anualmente unos 30 mil empleos.