Este será el primer fin de semana de Guatemala con el semáforo de alertas y actividades bajo la pandemia del Covid-19: a muchos causa expectativa que los municipios y departamentos reanuden actividades después de 4 meses de confinamiento.

En el turismo hay esperanza: las áreas para el esparcimiento, tímidas y precavidamente, empiezan a abrir sus puertas para los locales.

De acuerdo con el semáforo de alertas así será la dinámica de los centros turísticos:

Rojo: cerrado y no se admiten visitas

Anaranjado: se permiten grupos menores de 10

Amarillo: grupos menores de 15

Verde: grupos menores de 20

Una revisión de los datos actuales revela que hay destinos turísticos que pueden retomar las visitas:

¿Quién quiere ir a la playa?

Por ejemplo:

Las conocidas playas de Sipacate, Escuintla, frecuentadas por surfistas ya pueden ser visitadas, pues el municipio se encuentra en alerta anaranjada.

Para quienes gustan del frío, Tecpán, Chimaltenango se abre  para grupos pequeños, pues se encuentra en luz naranja.

Y un poco más al occidente: San Marcos, La Laguna, es uno de 14 municipios de Sololá que están en amarillo, ahí los grupos de visitantes pueden ser de 15 personas.

Víctor Puzul, alcalde del lugar, dice que el municipio y su principal atracción, El Trampolín en el cerro están listos:

 “En el Cerro Tzankukil solo podrán ingresar 15 personas por un hora y media, implementado medidas sanitarias; en restaurantes distanciamiento de una persona por dos metros de distanciamiento y pueden estar de 30 minutos a 1.30 horaas y la playa se habilita siempre y cuando no haya aglomeración con tiempo de una hora y media. Y siempre mantener el uso de la mascarilla.

En Quetzaltenango: San Martín Sacatepéquez se encuentra en anaranjado, ahí se ubica el volcán y la laguna Chicabal, un atractivo turístico de Los Altos. Juan de León, alcalde, dijo que aunque contemplan abrir a las visitas, aún se preparan:

“La Laguna tiene una Junta Directiva y aún tenemos que hablar con ellos, pero sí tenemos planes para dar libertad para que entren los turistas”. 

La Laguna Brava en Nentón, Huehuetenango, también puede ser visitada al igual que la Laguna de Ayarza en Santa Rosa, pues ambos municipios están anaranjados.

La Laguna de Ayarza está en territorio de San Rafael Las Flores en Santa Rosa y desde ayer se abrieron los negocios.

Antonio Franco, un hombre de 50 años, que tiene un restaurante desde hace 20 años en el lugar dice que cada fin de semana llegan a la laguna unas 150 personas. Ayer ya recibieron la vista de al menos 30.

“Hay mucha gente, por eso estamos preparando 20 libras de mojarras, la gente estaba desesperada”.

De Acuerdo con una encuesta realizada en mayo por la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES) reveló que8.7 de cada 10 empresas reportó impacto de la cuarentena en su facturación, mayor de 50%. Los guías turísticos reportan que 9.7 de cada 10 transportes turísticos están cerrados. Apenas en las primeras semanas de marzo, la Cámara de Turismo reportó Q23 millones en pérdidas.

Foto de portada Youtube: Good Hope.