Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

La única vez que el Congreso de la República ha logrado quórum de 158 diputados fue el 11 de octubre cuando se realizó el ejercicio cívico “Diputado por un Día”. Los congresistas reales nunca han llenado las curules del Hemiciclo parlamentario. Muchas de ELLAS casi nunca están ocupadas.

Este año solo 16 diputados cumplieron con asistir al 95  por ciento de las sesiones plenarias. El resto,  con excusa o sin excusa justificada, no llegó. Tres casos especiales suman más faltas:

El primer lugar lo ocupa Gustavo Medrano, quien asistió apenas al 26 por ciento de las sesiones de 2018: se ausentó a 53 de 72 sesiones. Medrano perdió la inmunidad en febrero, el Ministerio Público sospecha que incurrió en actos de corrupción en la municipalidad de Chinautla, la cual fue dirigida por su familia durante al menos dos décadas.

En los últimos tres años, Stella Alonzo, la nuera del expresidente Otto Pérez, ha sido constante en ausentarse de su trabajo. “La dama de la ausencia” le llaman en el Palacio Legislativo pues ha faltado al 50 por ciento   de las plenarias en los últimos tres años.

Y Óscar Quintanilla mantiene un promedio de inasistencia de 40 por ciento.

Walter Menchú, integrante de la Alianza para El Congreso Eficiente, comentó:

 “Hubo 26 diputados que Asistieron a menos del 75 por ciento y, entre ellos hay 5 que no presentaron excusas, allí se encuentra la diputada Stella Alonzo, que solo llegó a 41 de las 72 sesiones de este año; a 31 no llegó y tampoco presentó excusa”.

Los otros congresistas que en la mayor parte de sus ausencias no han presentado excusas son: Milton Guerra, Edgar Eduardo Montepeque, Édgar Reyes Lee; diputados distritales  y Roberto Villate, diputado por el listado Nacional. Aunque ConCriterio intentó entrevistarse, sus teléfonos suenan apagados.

No hay control en la excusas

La ley orgánica  del Congreso establece que el diputado debe presentar excusa para evitar descuentos en las dietas por no asistir a las sesiones; sin embargo, el artículo 63 no los obliga a detallar las razones. Menchú, agrega: cuando un diputado no asiste, casi que todas las excusas son tomadas como válidas. No hay ningún criterio.

Los mismo cree el diputado Raúl Castañeda, uno de los congresistas que ha asistido al 95 por ciento de las sesiones.

Los diputados tienen un salario base de Q9 mil 550. Por las sesiones plenarias cobran  Q9 mil 600, Q5 mil en gastos de representación y otros Q5 mil por dietas. En total perciben al mes Q29 mil 150.

Actualmente no es certero si  existen descuentos para quienes  se ausentan  sin excusas. Castañeda, dice que en la Comisión de Apoyo Técnico se trabajó una propuesta para corregir esta situación:

A una dieta debe corresponder  un valor económico a una de las sesiones, así que si alguien no asiste a las sesiones y asiste solo a 4, pues solo 4 se le pagan.

En ese momento se dijo “otra vez los diputados quieren ganar más” y lo que se buscaba era corregir ese tipo de perversidades.