Él ha hecho un trabajo de periodismo anticorrupción muy importante, pero también ha usado ese prestigio para ser un acosador”.

Esas son palabras de Catalina Ruíz-Navarro, una periodista colombiana, fundadora y exeditora de la revista digital Volcánica, un espacio feminista adherido al medio digital Nómada.

 “Si tú tocas a una mujer y ella se quita, pues no la toques más, porque no puede ser que nos sigan haciendo cosas en nuestros cuerpos, que nosotros no queramos”.

El pasado 04 de diciembre, la periodista colombiana publicó en un blog digital una investigación que surgió en La Antigua Guatemala en noviembre pasado, la cual involucra al Martín Rodríguez Pellecer, director del medio Nómada, fundador y propietario del 51 por ciento de la empresa de comunicación.

La investigación periodística de Ruíz-Navarro revela el caso de 5 jóvenes periodistas que, de acuerdo con los relatos, fueron víctimas de acoso entre 2017 y 2019 por parte de Rodríguez Pellecer.

En una comunicación telefónica desde Colombia, la periodista dijo a ConCriterio que los casos documentados suman 15: cinco de estas chicas declinaron de hacerlo público y otros cinco que surgieron después de la publicación del artículo. Estos corresponden a los años de 2012 a 2015. Según ella existe:

Comportamiento Sistemático

Hay un patrón muy claro: vamos a bailar, uno tragos, invitaciones al hotel y ofrecimiento de masajes tántricos. En el artículo hay 5 testimonios porque no todos quisieron ser públicos y se cuenta que una chica fue acosada y que luego él la buscó para hacerle intimidación judicial para que no hablara.

Luego hay otra chica a la que le ofreció masajes a pesar de que ella se negó -incluso un chico se hizo pasar por su novio para que la dejara en paz- esto lo hizo cuando el participó como jurado en donde ella se ganó un premio y continuó ese acecho por 6 meses más.

En otro de los casos, la brecha de edad con la periodista es de década y media que ocurrió en otra ciudad -siguiendo el mismo patrón- “este llegó a ser abuso sexual” porque ella le dijo: no quiero que me toques de esa manera y él lo hizo.

En los otros testimonios el acoso no pasó a mayores, pero muestran el mismo sistema.

La investigación periodística surgió después de un tuit anónimo que denunció un caso de acoso. Pellecer Rodríguez era jefe de la periodista que hizo la investigación, pero este no fue obstáculo, comenta:

Yo lo busqué personalmente y le pregunté qué era lo que estaba pasando y me dijo que era un chisme y que se trataba de una campaña en su contra como periodista; entonces le dije que yo me sentía en responsabilidad de hacer esta investigación. El hilo se jaló y uno a uno los casos fueron surgiendo hasta sumar 15 según cuenta. 

Ruíz-Navarro asegura que también fue víctima del director de noticia, sin embargo, al igual que la mayoría de los relatos no era consciente de las intenciones de Rodríguez Pellecer:

“Se presenta como una persona confiable, hasta yo lo consideraba mi amigo y usar el leguaje feminista le ha permitido pasar bajo el radar durante todos estos años”.

Desigualdad de poder

En el artículo publicado por la colombiana se lee que algunas de las chicas aceptaron caricias, masajes tántricos e incluso que las tocaran. La periodista cree tener una respuesta para eso:

 “Depende mucho de la diferencia de poder. En mi caso: yo tengo la misma edad que él, cuando llegó a hablarme del masaje tántrico, yo ya no dependía de él laboralmente y pude decir no. Pero cuando esto sucede con una periodista que es una década y media menor que él lo que puede pasar es que eso termine en abuso porque para esas periodistas es mucho más difícil decirle que no: ellas están deslumbradas por este famoso periodista, respetado, director de Nómada y eso hace que bajen la guardia”.

Para esta nota, ConCriterio buscó a Rodríguez Pellecer, pero respondió que debía pedir autorización para pronunciarse, sin embargo, finalmente no se concretó. Este caso se encuentra ya bajo investigación externa del Comité-Antiacoso de Nómada, que fue institucionalizado en ese medio en 2018 como parte de una línea feminista y protección de derechos humanos. Mientras la pesquisa se desarrolla, Rodríguez Pellecer se separó del cargo.

La publicación de la periodista colombiana incluye algunas respuestas de Rodríguez Pellecer, quien niega que hizo invitaciones inapropiadas, connotaciones sexuales a periodistas y escribió:

“Nunca he roto la barrera del consentimiento. Todas mis relaciones han sido consensuadas”.

Silvia Trujillo, socióloga con maestría en derecho de las mujeres, explica que es difícil distinguir el acoso, pero cuando existe desigualdad de poder las chicas quedan en desventaja y se produce un bloqueo que les impide reaccionar:

Una cosa es la seducción que se produce en relaciones simétricas, pero cuando se trata de tu jefe en el trabajo, la situación se complica porque como la sociedad ha normalizado el acoso, cuesta distinguirlo: será que está siendo amable o hay algo más. Pero el tema es que se violenta la privacidad y él es tu jefe y hay una relación de poder y el tema de la edad también cuenta.

Julia Barreda vocera del Ministerio Público dijo que la Fiscalía de la Mujer analizará si procede una investigación en este caso.