Hugo Monroy, ministro de Salud, es el funcionario de la actual administración bajo la lupa permanente de los congresistas y camina con un GPS monitoreado desde el Congreso de la República: Monroy es el responsable de las decisiones y actuaciones para atender la pandemia del Covid-19 y su trabajo está todo el tiempo bajo cuestionamiento.

Hay tres grupos en el Organismo Legislativo en torno a Monroy:

  • Los que quieren emitir un voto de falta de confianza a través de una interpelación.
  • Los congresistas que evalúan su trabajo desde los distritos y eventualmente pueden enviar una carta al presidente para pedir que lo destituya.
  • Y los que los oficialistas y sus aliados, que los protegen

Los votos no están contados y todo puede cambiar en cualquier momento, como ha sido la dinámica del congreso. Lo seguro es que los escenarios están puestos sobre la mesa.

Interpelación

Aldo Dávila, diputado de Winaq, es el promotor del juicio político a Monroy. El lunes logró agendar el tema:

“La interpelación va porque va, tienen 5 sesiones para ponerle fecha y hora lo que no pasó fue el traslado del punto 8 a que se pasara al inicio”.

Dávila enlista los puntos por los que no confía en el ministro:

  1. Pésima ejecución presupuestaria, la semana pasada habían ejecutado 2.18% cuando estamos en Estado de Calamidad y él puede ejecutar con privilegios.
  2. Que no se le pague al personal de salud
  3. El colapso total de las instalaciones hospitalarias
  4. No se ha dotado de insumos de protección a personal de primera línea
  5. Están trasladando a pacientes donde hay enfermos catastróficos.

El segundo frente que encuentra el ministro Monroy en el Legislativo son diputados que creen que no es momento de una interpelación, ya que el proceso es extenso.

Nery Mazariegos, presidente de la Comisión de Salud de Congreso y diputado por el partido VIVA, dirige un esfuerzo por fiscalizar los distritos de salud. Cada diputado entregará un informe y la próxima semana tomará una decisión según los hallazgos:

“Nosotros lo que haríamos es solicitar y recomendar al presidente de que sea destituido”.

Mazariegos cree que aunque el ministerio de Salud empiezan a caminar, los primeros informes que llegan a la comisión dicen lo contrario:

Emilio Maldonado, diputado del bloque Humanista, señala que los puestos y centros de atención primaria en salud no cuentan con personal, medicinas y equipo especial y también son primera línea de atención de Convid-19 en el área rural:

“La rectoría del Ministerio de Salud le hace falta, creemos que no está funcionando para el tiempo. Desde que aprobamos todos los créditos no hay respuesta”

Oficialismo

Sergio Arana, diputado oficialista apoya al ministro y dice que, aunque haya Estado de Calamidad la ejecución no es fácil:

“El Ministro de Salud está haciendo un buen trabajo, él está haciendo lo que en sus manos está, pero hay que recordar que hay muchos candados que se han dejado en la ejecución”