Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

Hace 50 días caducó el mandato de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), pero el alcance de sus investigaciones continúa poniendo en jaque personajes públicos del país. El 29 de agosto, la CICIG presentó las últimas denuncias ante el Ministerio Público:

Dos rectores fueron puestos bajo la lupa de la justicia.

Murphy Paiz y Estuardo Gálvez, rector y exrector de la Universidad de San Carlos de Guatemala, se encuentra en aprietos: la extinta misión internacional ha puesto en duda la forma en la que se invirtieron al menos Q100 millones durante administración de Gálvez, rector entre 2006-2014 y Paiz, decano de la facultad de ingeniería entre 2005-2015.

El fin de semana, como seguimiento a las denuncias, el MP realizó allanamientos en el campus central del USAC, los indicios apuntan a que Murphy Paiz gestionó 482 contratos como decano, entre los cuales en 62 proyectos de obra por al menos Q3 millones, las investigaciones concluyeron que:

  • Algunas obras no fueron construidas
  • En algunos casos se eligió una oferta sobrevalorada
  • Falta de claridad en los proyectos, algunos no fueron ubicados
  • Hubo compras fraccionadas.

Murphy Paiz, además de dirigir la USAC, preside la Comisión de Postulación que elaborará la lista de aspirantes a candidatos a magistrados de Corte de Apelaciones.

Álvaro Montenegro, integrante de la Alianza para la Reformas, considera que Paiz debe ser separado de las Comisiones de Postulación por carecer de idoneidad por estar en curso la investigación:

Es un mal precedente porque puede incurrir en conflicto de interés al querer colocar a personajes afines a él para que eventualmente juzguen los casos en donde  podría salir involucrado.

Estuardo Gálvez, exrector y expostulador, investigado también por supuestos actos de corrupción durante su administración 2006-2014 como rector de la USAC, es sospechoso de adjudicación de contratos por al menos Q100 millones

Entre algunos proyectos se mencionan:

  • Construcción edificio para clínicas y laboratorios: Q64.1 millones, con desembolso de Q11.4 millones, pero la obra no se ejecutó. En 2015 la Contraloría denunció los hechos y el Consejo Superior Universitario lo hizo en 2018.
  • Compra de terreno para la Construcción del Centro Universitario Metropolitano (CUM): Se adjudicó la compra a Viviendas Universales por Q29.9 millones a pesar de que la Dirección de Catastro y Avalúo de Bienes (DICABI) dictaminó la compra en Q26.6 millones.
  • Construcción de edificio de la Dirección General de Administración zona 12: empresa constructora VIDES, Q26.4 millones.
  • Rehabilitación de la cinta asfáltica la ciudad universitaria zona 12: adjudicado a Asfaltos de Guatemala, por Q19.9 millones, La Contraloría General de Cuentas reportó ocho hallazgos de incumplimiento de leyes y regulaciones, pero estos no fueron notificados a las autoridades debido a que la evaluación la hizo una comisión especial asignada a la Universidad.
  • Construcción de Cancha de Fútbol: adjudicada a Promotora de Construcciones y Computadoras por Q888mil. Se pagó sin que hubiera avances en la obra.

Gálvez, aunque físicamente no integra las Comisiones de Postulación tiene una cuota de poder a lo interno, señala Carmen Aida Ibarra, directora del Movimiento Porjusticia.

El grupo que él lidera tiene varios escaños y ha hecho alianzas dentro de las Comisiones, que lo vuelven un actor colectivo importante en los procesos de postulación.

Adha Álvarado excandidata a la rectoría de la USAC , lamenta que la universidad se encuentre en esta situación a la vez que valora que las investigaciones sigan su curso:

Hemos visto el deterioro en la parte administrativa porque las autoridades han ejercido un papel de favorecer grupos, sus propios interés y proyectos y se han olvidado de la trasparecía.

Para esta nota se intentó comunicación con Gálvez y Paiz pero no fue posible contactarlos.

Gustavo Bonilla, decano de facultad de Derecho de la USAC y actual postulador también es investigado por el MP por una aparente plaza fantasma en ente investigador que supuestamente lo favorecía.