Guatemala pidió a Estados Unidos detener las deportaciones de migrantes al país, sin embargo, el flujo de retornados continúa en medio de la pandemia del Coronavirus, que en ese país ha dejado 525 muertos 40 mil 707 contagios y pese a ello en medio de la cuarentena han sido deportados 207 guatemaltecos, ayer llegó un vuelo con 85 connacionales procedentes del Paso, Texas; dos de ellos presentaban altas fiebre por lo que debieron ser trasladados al Hospital de Villa Nueva, donde fueron puestos en aislamiento. De los 85 repatriados este lunes, 11 son niños.

Leonel Dubón, director del Refugio de la Niñez, una organización que asiste al gobierno en atención a los migrantes, lamenta que en medio de la crisis sanitaria EE.UU continúe con las repatriaciones:

No podemos correr riesgos en estos momentos donde el foco de la transmisión está latente, creemos que esto puede ser un caos porque no tenemos la capacidad de poner en cuarentena a todas las personas trasferidas y corremos el riesgo de que en el período asintomático esas personas se integren socialmente y puedan contagiar a otras. Hemos pedido un compás de espera a los gobiernos y esperar hasta que podamos tener la seguridad que no estamos poniendo en riesgo a nuestra población.

Los guatemaltecos retornados la semana pasada fueron trasladados a su lugar de origen en microbuses de Ejército. Juan Carlos de Paz, director de prensa de la institución, respondió al respecto:

Nosotros lo que hacemos es proporcionar el conductor, el bus y el combustible. Se prestaron 04 buses y seguridad de dos soldados.

El vocero del Ejército dijo que el apoyo se dará mientras se hagan los requerimientos, siempre y cuando se cuente con la disponibilidad.

El director del Refugió de la Niñez estuvo al tanto de los traslados de la semana pasada y cree que las condiciones como los migrantes son enviados a sus casas no han sido adecuadas pues arriesgan a todos los que viajan allí así como a las familias de estas personas:

No se cumplió con los protocolos: en principio, aunque se les haya tomado la temperatura, hay que recordar que hay un periodo asintomático; segundo fueron trasladados en buses, 50 personas en cada bus lo que hace que si va un persona contamina, va contagiar a las demás.

El Refugio de la Niñez ha dejado de recibir deportados en este momento, la Casa del Migrante en la zona 1 lo había dejado de hacer también como medida sanitaria, pero el viernes el presidente Alejandro Giammattei se comunicó con Mauro Verzeletti, director de esa entidad de la iglesia católica:

Acabo de recibir una llamada del señor presidente, en la cual me pidió “que les echemos una mano” para atender a un grupo de 60 haitianos que están en Esquipulas, me prometió que todos los estándares de salubridad están siendo bien manejados y nosotros vamos a dar esta ayuda humanitaria.

Sin embargo, Verzeletti criticó que el gobierno estadounidense no frene las deportaciones pese a la pandemia:

Es una gran irresponsabilidad del gobierno norteamericano, me parece que él quiere ser el señor y dueño del mundo, quiere generar un caos exponiendo la vida de las personas. No quiere cumplir con estándares internacionales de protección, de la salud y de la vida de las personas.

De momento los únicos vuelos en suspenso son de extranjeros que han solicitado asilo a Estados Unidos.