El invierno está por terminar, pero el Gobierno se prepara la temporada de lluvias 2021 con una “Estrategia Financiera ante el Riesgo de Desastres”, la cual consiste en la contratación de seguros para mitigar los efectos en las finanzas públicas, ante desastres naturales.

Uno de los puntos de esta estrategia diseñada en 2018 y puesta en marcha el año pasado, fue contratar un seguro contra excesos de lluvia, el cual fue renovado para la cobertura 2020-2021 con el pago de US$500 mil -Q3.8 millones. La contratación provee una cobertura mínima por el monto de la póliza y un máximo de US$4.6 millones.

Según el modelo, en Guatemala el seguro se activa y hay revisión de pago si la lluvia supera los 63mm en 24hrs. O por un acumulado de 97mm. durante 72hrs en más de 1 mil 700 km2 de activos asegurados.

Rosamaría Ortega, directora de Crédito Público del Ministerio de Finanzas, explica la razón de contratar un seguro:

 “Es tener diversos instrumentos que puedan apoyar al país y tener recursos que se puedan usar en cualquier etapa de una emergencia. Hay un modelo satelital en el que se midió el territorio guatemalteco y cuando empieza a llover y el exceso de lluvia y empieza a sobrepasar; entonces se activa.

La funcionaria comenta que el país tuvo ya una cobertura por exceso de lluvia por US$3.6 millones -Q28 millones-.

 

 

Fondos para vivienda e infraestructura

David de León, vocero de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED), comentó que el país registró excesos de lluvia entre mayo y junio por el paso de las tormentas Amanda y Cristóbal y eso provocó la activación del seguro y el pago de los Q28 millones que serán distribuidos así:

Fondo Para la Vivienda (FOPAVI): Q7.3 millones

“Para la construcción de 44 viviendas y 20 lotes en 21 municipios de 13 departamentos: Jalapa, Jutiapa, Quetzaltenango, Huehuetenango, Suchitepéquez, Retalhuleu, Alta Verapaz, Chiquimula, El Progreso, Petén, Quiché, Sololá y Zacapa.

Además, Q20.7 millones que serán administrados por la Unidad Ejecutora de Conservación Vial (COVIAL) y la Dirección General de Caminos, para temas de infraestructura. De León, agrega:

“En el caso de COVIAL Q11,8 millones para trabajos en carreteras de San Marcos, Huehuetenango y Santa Rosa y para CAMINOS con Q8,8 millones para trabajos en colapsos de puentes en Jutiapa y San Marcos”.

Los alcaldes quienes finalmente percibirán estos recursos desconocen del seguro para exceso de lluvias.

Gustavo Díaz, alcalde de La Libertad, Petén:

“Yo estoy enterado de que se van a dar unas casas que tuvieron problemas, pero no sé de qué fondos los cubren ellos, porque eso no se los notifican a uno”.

Este alcalde tiene los datos de las casas que sufrieron daño con las lluvias de mayo y junio Saturnino Cajtunaj, jefe edil de San Bernardino, Suchitepéquez, en cambio dice que son unas 12, pero tampoco sabe sobre el seguro, aunque también les ofrecieron las viviendas:

No tengo idea cuántas casas pueden ser y quiénes son los beneficiados, pero en algún momento me dijeron que está ese proyecto, pero no sabemos cuándo. 

 

Seguro para terremoto 

El Gobierno gestiona además un crédito para catástrofes por US$200 millones con el Banco Mundial, este año se contaba con uno por una suma igual, pero fue usado para atender la pandemia del Covid-19. Además, se gestiona un seguro para terremotos, cuenta la funcionaria de Finanzas:

“Nos preocupa también porque en el 76 fue el último terremoto y nadie puede predecir, pero se habla que cada 50 años hay uno”

El seguro de lluvias y el de terremoto se gestionan con el Fondo de Seguro Contra Riesgo de Catástrofe del Caribe (CRIFF).

Nicaragua y Honduras han contratado estas pólizas. Según datos del Banco Mundial, al 2014 el CRIFF desembolsó US$32 millones para atender emergencias por desastres naturales.