Hace diez días  los estudiantes afectados por la erupción del volcán de Fuego volvieron a las aulas, de acuerdo con el ministerio de educación Héctor Hugo López. Se trata de 11 mil alumnos de escuelas ubicadas en Escuintla y Sacatepéquez. De ellos, 514 reciben educación en las carpas instaladas en el estadio municipal de Escuintla. Sin embargo, el número real de estudiantes que volvió a clases es menor: algunos niños debieron emigrar con sus familias a otros departamentos como consecuencia del desastre natural. Esto genera un riesgo real de deserción escolar según las autoridades. Para combatir ese riesgo el Ministerio de Educación (Mineduc) entregará un bono único de Q200 como incentivo para que los escolares  continúen sus estudios en el lugar a donde se hayan mudado.

José Moreno viceministro de Diseño y Verificación de la Calidad Educativa:

“Que quizá fueron a vivir con algún familiar por la emergencia, y por el  interés de que ellos regresen al sistema educativo se ha definido que se les puede apoyar con un bono de Q200 único para quienes se reincorporen a clases. La condición para entregarlo es que tiene que regresar a estudiar a la escuela a donde él quiera regresar, se han girado las instrucciones para que facilite el acceso de estos niños aunque  vayan de otras áreas”

Para la entrega del bono el Mineduc tendrá que contrastar matrículas, para determinar que el estudiante que recibirá el beneficio económico estudiaba en el área afectada. De momento aún no se sabe cuántos estudiantes serán beneficiados, y los fondos son propios de la cartera.

Marisol Contreras, directora de la desaparecida escuela Los Lotes, en Escuintla considera ese dinero puede ser un incentivo para  escolares y padres de familias: Me parece perfecto porque les ayuda a los padres, porque a algunos les han ayudado económicamente y a otros no, sin embargo los papá están obligados a enviar a los hijos a la escuela; hay muchos papás que reciben el dinero y no los mandan, por lo que es necesario  comprometerlos para que manden a los niños a la escuela.

Héctor Hugo López, Ministro de Educación dijo para estos alumnos se hicieron cambios en la currícula educativa, para optimizar su aprendizaje y recupera el tiempo perdido: Se realizó  un ajuste técnico al currículo, se han eliminado algunos elementos y solo se ha dejado lo estrictamente importante,  ha sido adaptado  al tiempo que les queda.

Además hubo modificaciones en los horarios de clases, aseveró López:

Los niños de preprimaria, primero, segundo y tercero primeria, recibirán cinco horas de clases en las carpas establecidas; lo niños de cuarto, quinto, sexto y los tres grados básicos están recibiendo microjornadas, de 2.5 hrs. de lunes a viernes.