Los temas espinosos en la Corte de Constitucionalidad (CC) no solo son aquellos que tienen que ver con la minería, elección de jueces o crisis de la diplomacia extranjera. La máxima Corte deberá fallar en una sentencia que puede marcar un precedente el país: la salud de un niño se debate entre hospitales y juzgados.

Niccolo Sandoval Schutt tiene un año y nueve meses y fue diagnosticado con Venooclusiva Pulmonar, una enfermedad rara con incidencia en 1 a 2 casos por cada 10 millones de personas. Tras el diagnostico, en agosto 2019, BMI Seguros de Guatemala, suspendió la cobertura al chico, bajo el amparo del Código de Comercio en cuanto a que hubo “omisión de hechos importante para la apreciación del riesgo o que pudieron influir en la celebración del contrato”. La aseguradora cree que la familia ya sabía de la enfermedad del niño antes de solicitar la cobertura y no lo revelaron a la compañía, por lo que esta suspendió el contrato, en medio de un proceso de trasplante de pulmón al menor.

No obstante, en noviembre 2019, un juzgado de primera instancia ordenó a BMI restituir la cobertura y la empresa así lo hizo; aunque acudió a la CC para apelar dicha resolución.

El niño fue trasplantado, pero la familia dice que el hospital no puede continuar con el tratamiento postoperatorio porque el seguro no ha pagado los gastos.

Gabriel Muadi, representante legal de los Sandoval Schutt:

 “No ha pagado las cuentas de los gastos médicos y ahora el hospital suspendió los tratamientos postoperatorios, poniendo en riesgo la vida del menor porque la aseguradora no ha querido honrar los pagos como se lo ordena la sentencia de amparo”. 

A través de su oficina de comunicación BMI afirma que ha cumplido con la cobertura como le ordenó un juzgado en noviembre 2019; no obstante el abogado de la familia trasladó a este medio una carta firmada por María Gazzaneo, pediatra del Texas Children´s Hospital en la cual se lee:

Niccolo requiere seguimiento cercano en la clínica de trasplante. Se recomendó desde el 25 de marzo que inicie con terapias de inyecciones subcutáneas “pero a pesar de múltiples intentos, el seguro no ha aprobado el medicamento y su condición empeoró”.

La familia de Niccolo también trasladó comunicaciones de correo en los cuales se lee que un corredor responde a la mamá del niño que BMI no ha pagado porque el proceso legal está abierto.

La oficina de relaciones públicas de BMI insiste en que la empresa restituyó la póliza y que el niño está recibiendo el tratamiento.

Sobre este caso se consultó a la Corte de Constitucionalidad y a través de su equipo de comunicación respondieron que: el pleno no ha conocido el expediente y que se debe efectuar una vista pública, para la cual no hay fecha.

La familia estima que el costo del tratamiento será de entre 1 y 3 millones de dólares. Carol Schutt, mamá de Niccolo, en un nota de voz desde EE.UU donde cuida a su bebé dijo:

“De corazón espero que el seguro recapacite y honre la póliza y cubra a Niccolo como debería y tengamos la paz y la certeza de que se le va a dar la oportunidad de vida que merece y por la que tanto luchó”

La mamá dice que han sido meses difíciles y el niño ha tenido complicaciones luego de la cirugía:

El no produce sus propias defensas y cada dos semanas debemos administrárselas y sin ellas, hasta una picadura de mosquito le puede causar una infección bacteriana que se puede ser letal.