Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

El 19 marzo del próximo año los actuales magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE) habrán culminado su mandato y deberán asumir los cinco nuevos magistrados titulares y cinco suplentes electos por el Congreso de la República.

El Organismo Legislativo, aunque ha agendado la convocatoria para integrar la Comisión de Postulación, no ha logrado hacer efectivo el llamado para se inicie con el proceso de conformación de la comisión  que deberá seleccionar a la nomina de aspirantes a magistrados del TSE.

La ley de Comisiones de Postulación establece que el Congreso debe convocar 4 meses antes del fin del mandato de los magistrados de turno y, la Ley Electoral, señala que dos meses antes deberán estar integrados los comisionados.

Carmen Aída Ibarra, directora del Movimiento Projusticia, expresa que se debe ser cuidadoso con los tiempos para evitar retrasos como ha ocurrido en el actual proceso de elección de jueces y magistrados:

Lo que atrasa todos lo procesos es que no toman en cuenta que hay elecciones gremiales de por medio. En este caso hay un mes muerto desde que el Colegio de Abogados convoca y realiza su elección.

Elección sensible

La directora del movimiento Projusticia, considera que esta será una elección que estará marcada por presiones políticas ya que se ponen en juego muchos de sus intereses:

Tiene alta sensibilidad política y por lo tanto  es mucho más compleja, porque tienen que elegir a titulares y suplentes que van a regir por los próximos seis años el régimen electoral y de partidos políticos:

  • Van a tener que concluir la cancelación de los partidos políticos, porque es posible que este TSE no lo culmine, por lo tanto, habrá muchas presiones.

Renzo Rosal, politólogo cree que esta elección constituye un reto: que los nuevos magistrados logren tener independencia y no estén bajo el control político.

“Tal parecería que el objetivo para buena parte de los diputados de la siguiente legislatura podría ser de hacer una elección que en la que sean subordinados a los intereses políticos o casi operadores de intereses partidarios o particulares”.

Los nuevos magistrados deberán concretar la nueva generación de reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos y tendrán a su cargo el proceso de elecciones 2024.