Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

En dos semanas el Tribunal Supremo Electoral (TSE) lanzará el banderazo de inicio al proceso de elección de las nuevas autoridades.

El gran reto: el financiamiento electoral de los partidos políticos.

En 2018 los secretarios generales de tres organizaciones políticas enfrentaron denuncias penales por anomalías en los fondos recibidos durante la campaña 2011 y 2015. Entre ellos el presidente Jimmy Morales, exsecretario del partido oficial FCN-Nación; también Orlando Blanco de la Unidad Nacional de la Esperanza; y Nineth Montenegro de Encuentro por Guatemala.

Publicidad
Publicidad

Bancarización e investigación a financistas son las nuevas herramientas para evitar ilegalidades, así lo explica, Giovanni Rodríguez, jefe de la Unidad de Control y Fiscalización de los Partidos Políticos:

Vigilar el gasto, investigación y análisis de los financistas. Se tiene que demostrar que las personas que aparecen en los listados son realmente los que están aportando.  Los casos del Ministerio Público han demostrado que empresas que muestran pérdidas fiscales aparecían como financistas y eso no tiene lógica. En Argentina se han destapado casos en los cuales personas de escasos recursos aparecieron como financistas.

Otra de las herramientas es la bancarización de los fondos, la nuevas reglas establecen que los partidos deberán abrir una cuenta en cada municipio y departamento en donde tengan representación política:

 El dinero en efectivo no está prohibido, sin embargo se establecen regulaciones para que se canalice a través de cuentas bancarias a nivel departamental y municipal. Si no, la responsabilidad recaerá en los secretarios municipales y departamentales.  Además, por montos mayores de Q30 mil en efectivo se tendrán que hacer declaraciones juradas; la implementación de libros lo que le da facultad al TSE de requerir a quienes aparezcan como financistas.

Temen perder financiamiento

Rodolfo Neutze, Secretario General de Compromiso Renovación y Orden (CREO), considera que derivado de la judicialización de algunos casos existe  incertidumbre en los aportantes y  eso puede causar que los financistas no quieran contribuir:

El problema se da en la interpretación de qué es legal, qué es ilegal y qué es anónimo; el TSE tiene que enviar el mensaje claro de que el financiamiento a los partidos políticos es legal, lo que hay es que cumplir es la regla.

Cesar Romano, representante de la UNE ante el TSE tiene una opinión similar:

La duda o la inquietud del financista es: peor si mi nombre va aparecer en los medios. Sin embargo, si el dinero es lícito, el financista es transparente y el partido tiene las herramientas para hacer público lo que se está aportando, no habría ningún problema.

Las reformas a la ley establecen que las organizaciones deberán reportar mensualmente al TSE la información de sus aportes y 30 días antes de las elecciones presentar un informe de los últimos dos años sobre las contribuciones recibidas. Toda la información podrá ser consultada en línea por los ciudadanos a partir de febrero.

Un empresario que está procesado bajo cargos de financiamiento electoral ilícito y que declinó de que su voz se saliera en esta nota, comentó que las reformas al delito de financiamiento aclaran el procedimiento, pero considera que  las dudas persisten y esto generará distanciamiento del proceso electoral.