Milvia Barrios es una emprendedora guatemalteca que hace varios años comenzó a coser y crear sus propias bolsas de tela. Un día, en los bazares de la Feria del Artesano en Cayalá, Milvia conoció a Sandra López, una artesana de la aldea “Alba de Los Riscos” en Momostenango, Totonicapan.

Luego de platicar y compartir ideas, decidieron crear nuevos productos ecológicos con materiales reciclados combinados con otros elementos como cuero, telas típicas, zípers, entre otros para darle un toque especial a las bolsas.  Así nació la empresa “Dorkas”.

Sandra ha trabajado durante 7 años con un grupo de mujeres que, a través de un programa de gobierno llamado “Creciendo Seguro”, se capacitaron y recibieron ayuda para la comercialización de productos artesanales.

“La materia prima viene de bolsas de plástico, botellas de gaseosas y cartón. La gente que nos compra tiene sentido ecológico, cuidamos el medio ambiente y generamos empleo”

Sandra López

Artesana, Aldea “Alba de Los Riscos”

Cuando en la comunidad las mujeres se enteran del proyecto, preguntan “¿Qué estás haciendo?”.  Así es como se informan, capacitan y se unen.

El apoyo y la creatividad de Milvia es lo que terminó de impulsar estas bolsas ecológicas. Agregar elementos como cuero, telas y otros realmente logró mejorarlas.

Las bolsas son ensambladas en Momostenango y luego trasladada al taller de Milvia en Fraijanes.  Ahí ella agrega elementos como cuero, telas típicas, piel de castor, entre otros.  Posteriormente se trasladan las piezas para la venta a ferias, bazares o eventos en centros comerciales.

Según Milvia y Sandra, este producto tiene un nicho de clientes fuerte en Guatemala y las bolsas ya están llegando a otros países como Canadá, Italia y Holanda. Los extranjeros las compran por ser de material reciclado y porque a la vez, con su compra buscan ayudar a este grupo de mujeres artesanas.

Para realizar pedidos y personalizar la bolsa a su gusto pueden visitar la fanpage de Dorkas