Su carta de presentación es evitar que cualquier comunicación sea intervenida. Así se presenta Intelfon de Guatemala S. A., la cual ofrece a una sistema de comunicación vía radio, cuyas llamadas nadie podrá interceptar. Ni siquiera los investigadores del Ministerio Público. Extorsionistas y políticos encabezan la fila de sus clientes.

 

 

“Manejamos encriptada la comunicación porque es binario, nuestro sistema encripta la información y se la envía a su radio y solo el lo puede descodificar… solo su radio”.

Esa es la forma como un empleado de Intelfon Guatemala S.A. ofrece información vía telefónica a ConCriterio, en una llamada donde se supone que un potencial usuario indaga sobre el servicio. La representante legal de esa empresa para Guatemala es Alexandra Londoño, a quien el reportero de esta nota intentó contactar, tanto en la empresa, como por vía de correo electrónico, pero al cierre de esta nota no respondió a los mensajes.

Al vendedor explicamos que buscábamos seguridad en nuestra comunicación, entoncesrespondió: “Nuestro sistema es uno de los mejores por el tema de seguridad, no puede ser grabado, no es clonable, nadie se interfiere en su comunicación”

Ese conjunto de códigos que evitan que las comunicaciones puedan ser intervenidas es llamado IDEN, Red Mejorada Digital Integrada por sus siglas en inglés. Este posee una codificación que encripta lo que hablan las personas a través de los radios y de esa manera los mensajes quedan blindados.

“Nuestra tecnología es IDEN, en su origen fue fabricada para la NASA, el Pentágono hasta que se liberó hace poco. Tenemos nuestras propias torres, a diferencia de un celular que trabaja de una célula a otra célula, nosotros tenemos por lo menos seis en cada una de nuestras conversaciones, es por eso que es imposible que lo puedan interceptar, se fragmenta la conversación y el sistema lo va transmitiendo dividido, por eso que podemos garantizar que nadie lo va a intervenir”.

El ancla de la empresa, de que las comunicaciones no podrán ser intervenidas, ha sido atractivo para los pandilleros, quienes con frecuencia se acercan a cotizar ese servicio. En ocasiones lo hacen a través de terceros, pero según miembros a la empresa, a quienes no se puede identificar en esta nota, a veces los propios pandilleros llegan personalmente.

Los extorsionistas se aseguran así de que no se les siga la pista a sus actos delictivos. El Ministerio Público (MP), está al tanto de esta nueva modalidad de comunicación entre las estructuras criminales, la fiscalía Contra las Extorsiones, a la fecha, ha logrado la cancelación de mil líneas de estos radios. Aunque, lleva más tiempo cancelarlas que lo que ocupa a los pandilleros adquirir un nuevo contrato: los requisitos son mínimos y el costo mensual es Q150.

No solo los pandilleros están interesados. En la fila están también los políticos. Entre 2013 y 2017 la empresa Intelfon Guatemala ha hecho contratos con el estado por más de Q 10 millones. Entre los últimos está el del Congreso de la República, que contrató 98 radios de comunicación por más de Q 88mil para período de seis meses.

El diputado Boris España, a cargo de la dirección administrativa del Organismo Legislativo, asegura que este método de comunicación es utilizado por la Guardia Parlamentaria y no por diputados, por lo que no considera que se esté tratando de ocultar algo.

“Lo que se está garantizando es que las comunicaciones internas de la Guardia Parlamentaria no sean utilizadas por personas externas, es un presidente del Organismo del Estado y debe estar cuidado como cualquiera de los Organismos del Estado … la seguridad es seguridad”.

El hombre de la Feria del Chicharrón también hace uso de estos radios de comunicación, con sistema de encriptación de las conversaciones, según el portal Guatecompras, los radios son para uso del Alcalde, directores y alcaldes auxiliares, por dos meses se pagaron Q11 mil. El jefe edil, Neto Bran, se desentiende que se trata de un servicio que no permite intervenir las comunicaciones, pero le gusta la idea.

“Los del encriptamiento no es un tema por primordial para que hayamos tomado la decisión, de hecho no estaba muy enterado del tema de encriptamiento, ¿a qué se refiere con eso? …. Ah, mejor”

Las investigaciones del Ministerio Público, en casos de corrupción se fortalecen con la interceptación de llamadas, a través de estas se ha logrado importantes sentencias en el país en los últimos años. Con este sistema de comunicación los investigadores no podrían escuchar qué hablan los acusados cuando hay sospechas de actos de corrupción. Al escuchar esto, el alcalde de Mixco responde:

“Me imagino que debe ser un punto de que llama la atención, pero no lo hago con ese fin, lo hago para comunicarme por cosas de trabajo”

En marzo de 2016 el Ministerio de Agricultura Ganadería y Alimentación (MAGA), realizó una adjudicación a la empresa Intelfon Guatemala, por Q32mil de abril a diciembre de ese año, el ministro, Mario Méndez, dijo que desconocía de ese contrato.

“Yo tengo el mismo teléfono antes de entrar a la política, no me interesa si tienen o no mi teléfono rastreado, no tengo nada que ocultar. Yo voy a pedir un informe de por qué se está utilizando ese tipo de servicio”.

Julio Rivera Clavería, exviceministro de seguridad, dice que es normal que las comunicaciones al más alto nivel del Estado sean encriptadas, por aspectos de seguridad, sin embargo sí considera grave que las organizaciones criminales utilicen estos métodos para comunicarse.

“Precisamente para que no llegue a manos ajenas información que pueda ser utilizada en contra del propio gobierno, no tiene nada de malo que estas comunicaciones se puedan usar en el medio político, pero cuando se utilizan por las estructuras criminales, porque resulta complicado poder trabajar los métodos de investigación criminal, como las interceptaciones de llamadas”

También han contratado el servicio, entre otros, la Municipalidad de Guatemala, la comuna de Ciudad Vieja Sacatepéquez, municipalidad de villa Nueva, el IGSS, AMSA, los Ministerio de Salud Pública y Finanzas, y en 2015 la Empresa Portuaria Quetzal.

 

Escuche la nota completa aquí