Los negocios de Guatemala cumplieron 50 días de cierre de actividades, algunos reabrieron sus puertas esta semana, el impacto sin duda ha sido alto y muchos han debido salir a pedir a sus clientes ayuda: las redes sociales son el canal por medio del cual propietarios piden auxilio para no quebrar.

El turismo es el segmento económico del país que más pérdidas millonarias reporta. De acuerdo con datos del Instituto Guatemalteco de Turismo (INGUAT)  las estimaciones de ingreso ahora son de US$683 millones 45% menos de lo esperado.

Pero el panorama empieza a aclararse: una luz en medio de la crisis surge.

El director del INGUAT, Mynor Cordón, dio un anuncio en una citación ayer con diputados: “esperamos salir a partir del 15 de julio con la campaña de reactivación en todos los departamentos del país donde haya destinos turísticos: la idea es que el turista nacional reconozca a Guatemala”.

Y desde ya, las agencias de viajes y operadores de turismo empiezan a llamar al turista nacional. En  publicaciones se lee: compra ahora y viaja una semana después de que nos den luz verde. Sandra Muralles, miembro de la gremial de Operadores de Turismo:

“Estamos claros que Guatemala va a arrancar con turismo interno y tenemos la esperanza de que las familias en el momento que se abran las puertas y esté garantizado la sanitización de los espacios, pueden visitar: parques, espacios de naturaleza. Prevemos que se empiece con visitas de un día. Vamos a tener que ser muy motivadores para ofrecer “tarifas chapinas” a buenos precios para que salgan a derramar a los destinos”.

El impacto es a toda escala y en todos los segmentos económicos: desde emprendedores y grandes empresas. Y ellos tratan de hacer eco en las plataformas virtuales, como lo hizo Lucía Morales, la propietaria de un salón de belleza, quien afectada por la crisis escribió en su cuenta de Twitter:

“La crisis nos ha empujado a salir de nuestra zona de confort (…) me niego a cerrar mi empresa y despedir a mis trabajadores”.

EleU on Twitter

La crisis ha empujado a salir de nuestra zona de «confort» cómo salón de belleza tengo en cuenta que nadie quiere visitarnos, negada a cerrar mi empresa y despedír a mi gente, estaremos haciendo kits de manicure y pedicure, tratamientos de cabello y más!!! Ayúdanos a seguir

Los empresarios activaron su creatividad y modificaron su forma de negocios, como cuenta Morales. Su emprendimiento está ubicado en la Plaza Bell en zona 14 y con las nuevas disposiciones reabrió esta semana, sin embargohay miedo de visitar negocios como el suyo, por lo tanto, debió proponer un nuevo servicio:

Nos hemos visto motivadas a crear kits básicos de belleza, entonces estamos ofreciendo nuestros servicios a través de redes. Es algo nuevo, es una necesidad y estos paquetes de cuidado básico”.

En la sala de belleza, Morales se apoya con dos trabajadoras. Su negocio apenas lleva cinco meses de funcionamiento y la crisis la impactó al igual que a muchos, pero ella se resiste a cerrar.

Pamela Morales es otra mujer emprendedora, dedicada a la planeación de Bodas. Con las medidas de distanciamiento social, el teléfono de su empresa dejó de sonar y si suena hay un riesgo: la cancelación de un evento de matrimonio, entonces recurre a la persuasión y decir: no cancele, reprograme.

“Nosotros tenemos como prioridad que las personas reagende, que no cancele, principalmente por anticipos, porque la situación económica no nos permite devolver el dinero. Con las cancelaciones estamos trabajando vales o certificados, -por ejemplo: sí a mí me contrataron para una boda que fue cancelada, ese pago lo puedo aplicar para otra actividad”.

Morales ha logrado que sus clientes reagenden 10 bodas. En una sola no tuvo éxito.

Quebrar es lo peor que les podría pasar; en el turismo, nuevos hoteles han dejado de operar y unos 460 mil empleos están congelados al igual que los negocios en esta rama. De pronto el INGUAT permitirá pagos diferidos hasta el 31 de julio en:

Impuestos de Salida, Retención de 10% por habitación a hoteles, certificación del transporte turísticos.