Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

El pasado fin de semana la canciller de Guatemala, Sandra Jovel, estuvo de gira por Estados Unidos y comprobó que 6 mil 460 niños se encuentran en albergues para inmigrantes en la Unión Americana. La mayor parte -5 mil 995-, fueron menores que viajaron no acompañados; mientas 465 fueron separados de sus padres cuando los adultos fueron detenidos por migración.

La identificación es un pequeño paso en el extenso proceso de reunificación con sus familiares. El trámite empezó con 65 niños según Jovel:

El sábado en distintos albergues se inició con el proceso para iniciar su reunificación. Ya se tenían 65 niños del plan “cero tolerancia” para iniciar el proceso que se estima se lleve a cabo en 44 días promedio, dependiendo del albergue y de las distintas ciudades.

El sábado 7 de julio se cumplirán 44 días desde que Anthony Tobar Ortiz, de 8 años, fue llevado a un albergue de inmigración, al cruzar el Río Bravo junto con su mamá, Elsa Ortiz, de 25 años. Ella, detenida, y luego deportada a Guatemala está desesperada:

“No sé qué va a pasar, no quiero pensar lo peor, yo lo único que quiero es tenerlo conmigo”

Poco o nada puede hacer a la distancia. Su mayor temor es no ver de nuevo a su hijo. Para las gestiones la madre se apoya en su pareja que está en Estados Unidos, pero de momento no recibe asistencia ninguna institución pública en Guatemala.

Me están ayudando algunas personas en Guatemala y Estados Unidos, me han dicho que todo es un proceso, que mi hijo tiene que ir a Corte, pero no me dicen cuánto tiempo puede durar la separación”

La Canciller Jovel aseguró que por ningún motivo los niños quedarán albergados o abandonados, afirmó que se buscan métodos de reunificación en tres vías: Hay tres esferas para la reunificación: padres, hermanos y abuelos; segundo grados de consanguineidad y la tercera puede ser algún patrocinador como algún amigo.

En la casa de los Albizurez en Santa Rosa, otra familia separada por el plan “Cero Tolerancia” de Donald Trump, han dejado en Erwin Ottoniel de 10 años, tomar una de las decisiones crucial a su corta edad: regresar a Guatemala con sus papás y sus tres hermanos o quedarse con sus tíos en EE.UU. El chicho ya decidió: se queda.

Él lleva más de 30 días en una institución luego de que fue separado de su papá cuando cruzaron la frontera. Marielena Alvizurez, su mamá comenta:

“Yo le dije que tomara decisiones, le hice ver que si se iba para allá, iba estar separado de nosotros pero iba a tener oportunidades de continuar estudiando ya que a él le gusta mucho estudiar. Entonces le dije que tomara la decisión y él me dijo que si había quién lo recibiera que se iba para allá”

Erwin Ottoniel cursaba el tercer grado primaria en Guatemala, para sus papás aunque es triste la separación, pero prefieren la superación del chico, algo que creen no pueden brindarle en este país.

“Él es un niño muy estudioso, por eso le dimos la oportunidad de elegir, por acá todos los años era abanderado”.

La Canciller dijo que pidió a la Secretaria Nacional de Seguridad de EE.UU. Kirstjen Nielsen detener las separaciones familiares y agilizar la reunificación, entre otras acciones ayer se anunció la solicitud del estatus de protección para los migrantes (TPS).