La situación del Covid-19 en Guatemala se agudiza: con 31 mil 200 casos activos en el país, los hospitales públicos y privados llegan a su límite. Las familias de pacientes hospitalizados con cuentas de seis cifras, recurren al endeudamiento. Los centros privados requieren, en ocasiones, de un depósito de Q50 mil para que el paciente ingrese a cuidados intensivos, donde la factura puede ascender hasta medio millón de quetzales.

Eunice Vásquez, de 32 años, falleció la semana pasada por el virus: tenía 6 meses de embarazo, su bebé también murió. La lucha contra la enfermedad fue de 18 días en un hospital privado. La factura ascendió a cerca de Q400 mil. Marcela García, amiga y vecina cuenta:

A diario estaban cobrando Q22 mil para la recuperación, el oxígeno que se le estaba poniendo. El Covid arrasó con su cuerpo, sus pulmones empezaron a colapsar, le dio una neumonía y a los 18 días le dio un paro cardiorespiratorio.

Además del duelo, esta familia lleva la carga de la deuda. Amigos y familiares han debido hacer recaudaciones para ayudar señala la vecina:

Los planes de la rifa cambiaron y se dirigieron a gastos médicos y funerarios.

Este reportero llamó a los hospitales La Paz y Centro Médico. En ambos la cuota de entrada es de Q50 mil, pero no hay espacio para pacientes con Covid-19. En La Paz, el costo diario en el intensivo es de Q20 mil.

Aunque no hay una propuesta por escrito, la diputada Evelyn Morataya, integrante de la Comisión de Previsión y Seguridad Social, recriminó al Francisco Coma, viceministro de Hospitales:

“Cómo es posible que haya Q302 millones con una ampliación de Q50 millones para una carretera de 20 kilómetros y no haya un subsidio para familias que no tienen cómo pagar un hospital privado”. 

La diputada expuso que buscó al viceministro para que se le hiciera espacio en un hospital público a una mujer que ya no podía seguir pagando un hospital privado:

Por 3 días le cobraron Q91 mil y la tenían que sacar de urgencia porque la familia no tenía ni un centavo más. Ningún hospital público la recibió porque no había disponibilidad. 

Pero el gasto público de atención por paciente también se eleva. Lucrecia Hernández Mack, diputada del bloque Semilla, expuso que hay medicamentos que incrementaron hasta 333% cuando se compara 2020 y 2021:

Por ejemplo: Midazolam que en 2020 costaba Q18.99 este año con el mismo proveedor Q38.99 representa un aumento del 205%. La Dexmedetomidina que costaba Q137, este año Q455 que es un aumento de 333%.

El viceministro Coma atribuyó el encarecimiento a:

  • Desabastecimiento
  • Alto consumo
  • Falta de capacidad de compra y reveló los costos de atención en lo público:

El gasto diario está cercano a los Q30 mil y al 30 de junio solo de la atención de pacientes graves se había hecho una inversión Q1.7 millardos. Si le sumamos Q5 mil diarios por pacientes moderados, llegamos a los Q2.0 millardos.

Coma dijo que enviaron a Economía una nota para que se regulen los precios de 12 medicamentos para tratar Covid-19. Hasta ayer  Economía respondió a este reportero que dicha misiva no fue recibida y al consultar a Salud, la respuesta fue que el doctor Coma “jamás dijo que se había enviado tal lista”. Aunque consta en la grabación y que “habló de una posibilidad. En 2020 el Gobierno estableció rangos de precios. Y Hernández Mack agrega:

Si se definen estos parámetros, esto impacta tanto en la compra de instituciones públicas como privadas.

 

Carlos Barreda Diputado de la UNE pidió incluso regular costos de atención en lo privado:

Deberíamos de sacar medidas para que a los hospitales se les pongan tarifas de tratamiento, se les obligue a recibir pacientes y regulen precios.

En Estados Unidos el presidente Joe Biden puso en marcha un plan para pagar las cuentas de los pacientes con Covid, tanto en lo público como en lo privado.