En febrero de este año, Vicenta Jerónimo, diputada indígena del Movimiento para la Liberación de los Pueblos (MLP), puso en un histórico jaque al Congreso de la República: renunció a privilegios que han tenido por años los congresistas.

“Renuncié al seguro de vida, teléfono, caja chica, Tablet y solo 3 personas de 011 se quedaron con nosotros, aunque había más”.

La diputada puso evidenció que a través de esos rubros corre el dinero de los ciudadanos. A otras bancadas no le quedó más que emular la iniciativa de Jerónimo y uno a uno los bloque decidieron renunciar de algunos gastos. Pero, ¿qué ha pasado desde aquel febrero austero?

Varios bloques volvieron a meter mano a la caja chica del pueblo:

De acuerdo con los informes de ejecución del presupuesto, de enero a agosto de este año el Organismo Legislativo, gastó Q1.5 millones en “alimentos para personas”.

¿Cuáles son los platillos favoritos?

  • Industria de Hamburguesas S.A -McDonald´s presenta una facturación de Q65 mil
  • Restaurante Altuna Q23 mil
  • Pollo Brujo Q14 mil

Estos gastos se realizaron de abril a agosto.

 

Fondos Rotativos

La caja chica para los alimentos y combustible son los Fondos Rotativos del Congreso. Entre marzo y julio se pagaron Q450 mil por 573 facturas de fondos asignados a:

  • Junta Directiva
  • Administración
  • Bloques Legislativos

Ocho fueron las bancadas que no quitaron la mano de estos recursos en medio de la pandemia:

  1. UCN: gastó Q18 mil 463 por 62
  2. VALOR: Q18 mil 335
  3. URNG: Q7 mil 993
  4. Prosperidad Ciudadana: Q7 mil 187
  5. FCN-Nación: Q5 mil 226
  6. PAN: Q4 mil 942
  7. TODOS: Q3 mil 628
  8. Unionista: Q2 mil 165

Walter Felix, diputado de URGN, comenta que el bloque tiene una asignación de Q1 mil por mes por diputado.  Ellos, contrario a los otros bloques que hacen uso de estos fondos, tienen más facturas por combustible que alimentación y así lo justifica el congresista:

Para hacer el trabajo de fiscalización, por supuesto que en la factura no se pone eso, sino gastos de combustible que es lo que sirve para movilizarse de un lugar a otro.

El congresista señala que no se pueden renunciar a este dinero por una razón:

Pareciera que fueran gastos o para algo personal pero no es así: el que no tiene actividades no invierte y eso es una cosa que cuesta que la gente lo entienda. Pareciera que el diputado que invierte los recursos del Fondo Rotativo es porque se está gastando el dinero del pueblo, pero hay que ver cuáles son las actividades que se están realizando.

Se abstienen:

De los 19 bloque legislativos 11 no reportan uso del dinero del Fondo Rotativo:

  1. Creo
  2. Viva
  3. Winaq
  4. Podemos
  5. Vamos
  6. Victoria
  7. Semilla
  8. Humanista
  9. MLP
  • UNE
  • Bien

Bernardo Arévalo, jefe del bloque Semilla confirma que debido a la renuncia que hicieron de los fondos, es que no presentan movimiento:

Es una decisión de cada bloque, es una suma calculada por el número de diputados, nosotros entendimos que era mejor no hacer uso de esos fondos y nos hemos mantenido haciéndolo. Hay otras bancadas que les dan una pequeña refacción a la persona que llega.

Pero se evidencia en las facturas, los bloques que aún hacen uso de este dinero, suman facturas individuales mensuales por más de Q1 mil 500 Pollo Brujo, McDonald´s o Altuna. El expresidente del Congreso Álvaro Arzú Escobar fue uno de los que más resistencia mostró cuando uno a uno las bancadas dijeron no a estos privilegios:

“Sí quieren renunciar a todo, renuncien a su curul también, pero creo que ya debemos de dejar de tomar estas medidas populistas. El hecho de que no almorcemos aquí no va a resolver la desnutrición del país -mentira- esos son argumentos falaces, tarimeros”.

En 2019 el Congreso de la República gastó por «alimentos a personas» Q1.8 millones.