Daniel Medina tiene 35 años y es profesor de quinto grado primaria en la Escuela Oficial Rural Mixta Aldea Setzi, en Chisec, Alta Verapaz. Es además el director de establecimiento que sufre escasez de agua desde su fundación, en los años 80. Ir al baño, lavarse las manos y cocinar requiere un esfuerzo mayor.

“Todos los días asisten cuatro madres de familia para preparar el alimento. Como no hay agua, cada niño lleva su galón de agua y tenemos un depósito para ir acumulando. Cada niño que llega, va a dejar su agua en la cocina. “Entre todos recolectamos el agua y así lo hemos hecho. Ahora no tienen baños lavables y el sanitario de la escuela está en pésimas condiciones porque son pozos ciegos.”

En Alta Verapaz y Petén se repite ese cuadro. Gladys Maaz, presidenta de la Organización de Padres de Familia de la Escuela Oficial Rural Mixta San Francisco El Tumbo en Sayaxché, cuenta:   

 “Cada tres días llega y cuando no hay, hasta el pozo vamos a traer agua. Hay unos toneles ahí para llenar. Sólo cuando llenamos los toneles en las pilas de afuera se lavan las manos.”

En citación con la bancada Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), el 23 de septiembre, en el Congreso de la República, la Ministra de Educación, Claudia Ruiz, expuso que alrededor de 10 mil 400 escuelas carecen de lavamanos, baños en funcionamiento y no cuentan con las instalaciones propicias para preparar los alimentos. La mayoría, según los datos que reveló la funcionaria, están en Alta Verapaz, donde cuentan 2 mil 500 centros escolares con estos problemas.

 Carlos Barreda, diputado de la UNE, hace cálculos de los estudiantes afectados:

 “Estas 10 mil 400 escuelas representan aproximadamente un 30 a 35% de la totalidad de escuelas que tiene registradas el ministerio de Educación. Si estamos hablando de un 30% y que la matrícula estudiantil de primaria es aproximadamente de 2 millones y medio, unos 700 mil a 800 mil no cuentan con el servicio.”

En medio de una pandemia que exige higiene para frenar el contagio del coronavirus la frustración del profesor Medina aumenta. El galón por persona ya no alcanzará:

“En ese caso tal vez tendríamos que doblegar esfuerzos porque ¡hay Dios! Nosotros estamos expuestos, tenemos condiciones mínimas para proteger a los niños. Tenemos aulas de 45 niños en cada uno.” “A través de las coordinaciones de nuestros supervisores, hemos recibido 3 galones de gel. No más.”

 A la fecha, el ministerio aún no propone solución al problema. Barreda expresa lo expuesto durante la citación:

 “La única información es que no tiene fondos asignados para la compra de mascarillas, gel u otro tipo de insumos que garanticen las medidas sanitarias de las escuelas. No hay plan de reapertura. “Tampoco ha presentado cómo se piensa remozar o reparar estas escuelas para reconectar el servicio de agua potable y garantizar que esto permita en algún momento la reapertura de estas escuelas para que puedan impartirse las clases”.

Hasta el 1 de junio, el ministerio registró 2 millones 539 mil 701 matrículas para sus 29 mil 533 centros.

ConCriterio solicitó más información sobre los departamentos y municipios más afectados por la escasez y los programas o propuestas del Ministerio de Educación para resolver las carencias, pero al cierre de esta nota, no hubo respuesta.