José Manuel y Samuel Morales, hijo y hermano del Presidente, viajaron a Israel, para participar el miércoles 16 de mayo en la inauguración del traslado de la sede de la embajada de Guatemala de Tel Aviv a Jerusalén. Los Morales recibieron el permiso del Tribunal Décimo Tercero de Sentencia pese a que el jueves 17 mayo se reanuda el debate en el caso: Botín Registro de la Propiedad, donde figuran como sospechosos de fraude y de lavado de dinero.

Los Morales gozan de medida sustitutiva, de un arresto domiciliar. Al establecer que no representan un obstáculo contra las investigaciones y que no existe amenaza de fuga, les fue concedido el permiso para viajar a Israel pese a ser un viaje oficial del presidente. La medida ha generado opiniones encontradas entre el gremio de abogados:

Francisco García Gudiel, defensa de Gustavo Alejos en el caso Cooptación del Estado:

No le veo la necesidad que tenga que asistir el hijo y el hermano a esta actividad y menos cuando tienen una audiencia. No sé porque el tribunal les concedió el permiso (…)(3) cada caso y cada tribunal es diferente pero no es lo mismo que le haga una solicitud Juan Pérez a que se la pida el hijo del Presidente y en ejercicio. Eso tiene mucho peso y, quiera que no, eso es una carga sobre el tribunal que en un momento puede inclinar la balanza a ser más benévolo. Aunque no le veo absolutamente nada de anómalo.

David Pineda, abogado del coronel juan Chiroy, detenido desde hace cinco años por los delitos de ejecución extrajudicial y ejecución extrajudicial en grado de tentativa, por hechos ocurridos en la cumbre de Alaska en octubre de 2012, dice que la forma en la que resolvió el permiso el tribunal Décimo es un ejemplo que cómo debe actuar la justicia.

“Debería ser un ejemplo a seguir por otros jueces, tener consciencia de que el proceso penal debe ser lo menos lesivo para las partes, es evidente que estas personas no representan peligro de obstaculizar el proceso, ni de fuga”

Fernando Guerra, abogado de la exvicepresidenta Roxana Baldetti, afirma que es un derecho que asiste al procesado y el cual fue otorgado con base a la ley.

“No tiene nada de malo la autorización, siempre y cuando lo hayan justificado debidamente. La medida tiene el impedimento por eso solicitaron la autorización al Tribunal, hubiera sido malo que solo salieran del país estando arraigados”

El juicio del caso Botín Registro de la Propiedad avanza a paso lento, las audiencias se realizan cada diez días, por lo que solo se ha escuchado a 8 de los 98 testigos y a cuatro peritos que comparecerán en el debate.