Walter Estuardo Valenzuela Saavedra es un niño originario de la aldea el Jute, Usumatlán, Zacapa. Su papá es  panadero; su mamá, ama de casa. El pequeño tiene 2 años y medio y hace 18 meses llegó al hospital con una fiebre alta que parecía provocada por una neumonía. Tres días después, su pierna fue amputada.

Tatiana Saavedra, la mamá, recuerda que ese día subió la temmperatura de su bebé. Y pese a su estado clínico, los médicos del hospital de Zacapa la atendieron 8 horas después; tres doctores observaron su hijo:

Hasta aquí no sé qué hicieron los tres, porque yo vi a mi hijo hasta el martes, porque el domingo lo ingresaron a las 3pm después de la puesta del catéter. Y luego lo vi antes de que lo ingresaran en Guatemala -hospital San Juan de Dios-, incluso ese día lo sacaron muy envuelto, a hacerle una radiografía para ver por qué estaba hinchado, pero en ningún momento me dijeron su hijo tiene su pierna morada.

Los tres médicos de los que habla fueron enviados a juicio por incumplimiento de deberes y lesiones culposas: Joshua Romero, Érick Rodríguez y Luis Barrios.

El chico que había ingresado por una fiebre debió ser trasladado dos días después al hospital General San Juan de Dios en la capital, donde los doctores se percataron de que la pierna del niño estaba muy infectada, por lo que la solución fue amputarla.

El catéter al él se lo pusieron en la pierna, pero cuando íbamos en la ambulancia cuando lo ingresaron a la capital, él lo llevaba en el cuello; y cuando lo revisaron en el San Juan de Dios dijeron que él lo llevaba mal puesto y solo me dijeron que gracias a Dios el niño resistió.

Con prótesis

El niño pronto aprenderá a caminar: pero deberá  hacerlo con una prótesis. El Ministerio Público sospecha que hubo negligencia médica y hoy se tiene previsto la audiencia de ofrecimiento de pruebas.

ConCriterio buscó la versión de los doctores, solo pudo contactar a Carlos Pantaleón, abogado del doctor Luis Barrios:

 “En el caso particular de mi defendido, él solicitó una ambulancia y esa ambulancia andaba por Chiquimula y cuando esta llegó, ya era un poco tarde, por esta razón al menor se le trasladó tarde al San Juan de Dios, por la falta de transporte, Él no pudo haber incumplido con sus deberes de médicos porque al niño se atendió correctamente con la colocación del catéter e iba bastante mal -deshidratado y con convulsiones- y y era la segunda vez que consultaban al hospital”.

La mamá del niño asegura que la primera vez que llevó a su hijo a ese hospital fue por dengue, meses antes de la última visita cuando se infectó su pierna.

El caso ha sido enviado a un juzgado de Zacapa por orden del Juez Undécimo, Eduardo Cojulún, quien consideró que allá se cometió la mala práctica médica, por lo que Claudia Panigua, abogada de la familia del chico, planteó una apelación, además, porque el Estado fue excluido como tercero responsable:

El Estado de Guatemala ya no es tercero civilmente demandado; sin embargo, al dictarse la apertura a juicio, sí hay responsabilidad porque el hospital regional de Zacapa fue donde se prestó el servicio de salud. También pedimos que se continuara conociendo el proceso en Guatemala porque el incumpliendo de deberes se cometió en Zacapa, pero las lesiones se cometieron en este departamento donde la amputaron la pierna.

El chico hoy está recuperado de las heridas, la familia agradecida con los médicos del San Juan de Dios a quienes atribuyen que su hijo no haya muerto. Pero ahora piden justicia por las consecuencias que significará para él no tener una de sus piernas.