En mayo de este año una encuesta del Comité de Coordinador de Asociaciones Comerciales, Agrícolas Industriales y Financieras (Cacif), mostró que el segundo trimestre del año, 46% de sus agremiados reportaron mayor crecimiento económico y un 41% más ventas de sus productos. Pero el manejo de la pandemia genera inestabilidad e incertidumbre:

“La economía del país está sufriendo y seguirá sufriendo hasta que no se puedan unir todos los sectores para resolver esta pandemia que se salió de control”.

Así define la situación Luis Pedro Posadas, representante legal de la Asociación Antigüeños Responsables (Agar), una organización que integra a unos 100 empresarios de hoteles, restaurantes y comercios de la ciudad colonial: 

Hay áreas muy importantes como los hoteles, ¿quién quiere salir de descanso si tiene que estar en su habitación a las 8 de la noche? Los restaurantes están muy afectados porque no hay confianza de comer porque tienen que regresar temprano; los eventos también están sufriendo porque hay muchas bodas internacionales en La Antigua, agendadas y ya pagadas y que ahora tienen que ser pausadas y eso causa mala imagen para Guatemala.

 

Improvisación 

Dimitris Moliviatis, gerente general de restaurantes 7 caldos, considera que sí es necesario aplanar la curva de contagios de Covid19, pero con planes definidos:

No podemos pasar de Estado de Calamidad en Estado de Calamidad y no tener ni cabeza de un programa ni nada.

Este restaurantero señala que el negocio subsiste con rebajas y promociones. La cadena cuenta con 9 restaurantes y en 2020 debieron cerrar una sede pues no pudieron pagar el alquiler del local. Hoy solo recibe un descuento de 20% de alquiler en una sucursal. Moliviatis cuenta que está endeudado:

Y en estos meses se empieza a cobrar completa la cuota y con este nuevo cierre es retroceder un poco cuando tenemos obligaciones. ¡Estamos bien complicados!

Este gerente prevé un baja en ventas de 70% con un nuevo cierre parcial:

Si no hay Estado de Calamidad llega un 50% y con el Estado de Calamidad la gente ya no sale y pide muy poco de comida a domicilio porque hay mucha desconfianza en el manejo del producto.

 

Incertidumbre económica 

El Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN) reporta que el primer año de la pandemia se perdieron 120 mil empleos.

El gerente de 7 Caldos señala que la cadena mantiene la planilla de los mismos trabajadores prepandemia, pero en el caso del empresario de La Antigua:

 “El primer año se redujo al 30% y ahorita lo habíamos recuperado entre 50% y 60%, pero este mes no sabremos cómo continuará”.

Enrique Lacs, exministro de Economía y director de la Gremial de Bebidas, cree que el impacto directo de este nuevo cierre será en bares y restaurantes y, por ende, la industria que él representa. Incluso destaca que aún hay rezagos de los anteriores cierres.

El impacto económico en 2020 fue de -1.5%, en el primer trimestre de este año el crecimiento económico estuvo entre 3%, pero las expectativas para el resto de 2021 disminuyen dice Lacs: 

Teníamos la expectativa de llegar 4.5% al final de año, pero con estas medidas y con este descontrol de la epidemia, quizá este trimestre ya no crezca al ritmo de 3.5 sino quizá a 2.5.

Los entrevistados creen que el gobierno aún improvisa y mientras no se diseñen planes para atender la pandemia, la situación económica será como una montaña rusa.