El Ranking de Colegios ConCriterio genera entusiasmo entre alumnos, docentes y padres de familia. Hablamos con algunos papás quienes dijeron a nuestros micrófonos cuál fue la motivación que tuvieron para inscribir a sus hijos en esos colegios e institutos cuyos alumnos registran un mejor desempeño en las evaluaciones anuales que miden destrezas matemáticas y lingüísticas de todos los graduandos del país.

Gina Galeotti, cuya hija estudia el Colegio Sagrado Corazón de Jesús, cuenta que no es su primera hija que estudia en ese centro educativo. Otra, que hoy es universitaria, también pasó por esas aulas. Galeotti asegura que la formación en ese colegio ha sido integral y les ha permitido a sus hijas desarrollarse académicamente y personalmente.

“Decidí meter a mi segunda hija porque vi que la preparación es integral. Las instalaciones, preparación académica, moral, valores les dan oportunidad de desarrollarse no solo intelectual sino físicamente. Tienen actividades extracurriculares, que ayudan a la niña a enfrentarse a la calle y desarrollarse en cualquier campo”

Héctor Choriego, padre de tres alumnos del Colegio Salesiano Don Bosco, eligió ese centro educativo luego de recibir buenas referencias de personas que estudiaron allí. Además afirma que consultó en Ranking de Colegios donde dicho establecimiento ocupaba una buena posición.

“Lo que me motivó fue que tuvieran calidad académica comprobable para que llegarán a la universidad bien preparados, además que fuera un colegio con principios y de educación separada”.

María Dorantes, madre de un estudiante del colegio Austriaco: “La razón principal fue porque yo quería una educación trilingüe con valores como el esfuerzo, la constancia y que les enseñaran que el trabajo duro tiene una recompensa, para que tuvieran oportunidad de educación superior en el extranjero”

Julio Burgos, sus hijos cursan la primaria y el bachillerato en el colegio Suizo, los inscribió en establecimiento para que desarrollaran sus destrezas en matemáticas.

“consideramos con mi esposa que una educación basada en la lógica ayudaría a nuestros hijos. El hecho de un desarrollo a nivel de matemática adecuado es más fácil hacerlo a esta edad que quizá después ya no lo pueda adquirir”.

El Instituto Técnico Vocacional Doctor Imrich Fischman aparece en el ranking en la posición 91, es el único establecimiento público que logró colocarse dentro del conteo de 100, de 2544 colegios analizados. El hijo de Lilia Pérez estudia en ese establecimiento desde hace dos años, pero en este caso fue él quien tomó la decisión de estudiar ahí.

“A mi hijo fue que le nació la idea de inscribirse ahí. A mí sí me habían dicho que era buen instituto y lo hemos visto en dos años que él ha estudiado ahí”