Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

El Ministerio de Salud y Asistencia Social emitió una normativa que ha cobrado vida y la cual se pretende controlar el uso de antibióticos para tratar infecciones, además de las medicinas oftálmicas para inflamaciones oculares.

Con las nuevas disposiciones, este tipo de medicamento solo podrá recetarse  en casos  donde sí existan infecciones severas que pongan en riesgo la vida del paciente. Los farmacéuticos solo podrán vender el producto cuando el paciente acredite que un doctor lo recetó.

El reto de las autoridades es hacer cumplir el acuerdo: hay 8 mil farmacias en el país, de las cuales se estima según el propio Carlos Soto, ministro de Salud, que 2 mil no están legalmente constituidas. Además, en la propia Cartera, hay 1 mil 500 centros de salud y hospitales que deberán controlar el uso de estas medicinas. Pero lo que más dificultades representa para las autoridades son las tiendas de barrio, la cuales venden medicinas de manera indiscriminada.

Nosotros no podemos seguir automedicándonos, no podemos seguir tomando un antibiótico por una gripe, porque esto solo provocará que el paciente se vuelva resistente a los medicamentos. 

Según lo establecen las nuevas disposiciones:

  • Esta medicina solo podrá adquirirse con receta.
  • El director médico de la farmacia deberá controlar la entrada y salida de este tipo de medicamentos.
  • En la farmacia se deberá hacer una copia de la receta la cual quedará como archivo bajo responsabilidad del representante legal de la misma.
  • El dependiente de la farmacia deberá verificar que el nombre del paciente coincide con el de la receta para vender la medicina.

La norma está en fase de socialización; sin embargo, pasados dos meses, el viceministerio de regulación revisará su cumplimiento y de no cumplirse con lo establecido: se apercibirá, se multará o incluso se cerará el negocio.

Héctor Fong, presidente del Colegio de Médicos dijo que los profesionales deben ser cuidadosos en los procedimientos médicos para evitar la aplicación innecesaria de estas medicinas:

El profesional debe estar preparado para recetar los medicamentos, tendrá que saber que tipo de germen debe atacar, dependiendo la fuente de origen: respiratorio, urinal, gastrointestinal o de tejidos blandos; dependiendo donde está la infección por frecuencia uno intuye que está generando el problema y si no lo tiene claro, tiene que ordenar un cultivo

Si el médico considera que hay un proceso infeccioso que es de origen viral no se debe aplicar antibioticos, porque estos están dirigidos para procesos infecciosos bacterianos; aunque los virales también le causan al paciente malestar general y eso puede confundir el dolor de garganta que muchas veces es viral y piensa que con eso se va a eliminar la infección.

En el caso de las gripes, el doctor recomienda que no se ingiera ningún tipo de medicina, señala que un proceso que puede sobrellevarse sin ninguna aplicación:

La infección viral es autolimitada: le afecta a uno de tres a cuatro días intensamente y después desaparece, sin antibiótico; solo tratamiento sintomático, uno recomienda reposos, hidratación y tomar analgésicos

La medida fue adoptada Guatemala como recomendación de la Organización Mundial y Panamericana de la Salud, que han declarado en sus informes que nuestro país se encuentra entre las cuatro naciones con mayor resistencia a los antibióticos en América Latina.