En una extraña distancia entre el Ejecutivo y el bloque TODOS, Felipe Alejos, diputado de esa bancada de 7 congresistas, alzó la voz el martes en una citación con Pedro Brolo, ministro de Relaciones Exteriores.

Alejos señaló que Brolo “se ha sentado a conversar con el mismo diablo” en referencia a que en febrero, el canciller sostuvo una reunión con su homólogo cubano, Bruno Rodríguez.

En la citación, Alejos pidió la expulsión de  los 438 cubanos entre médicos  y otro personal  que reciben un salario mensual  de Q7 mil cada uno con lo cual la nómina mensual asciende a Q3 millones, fondos del Ministerio de Salud, según el Congresista esto sirve para financiar el régimen cubano y venezolano, por lo que sentenció que ese personal debía irse del país o pedirá la destitución de Brolo a través del pleno:

No puedo creer que en el Grupo de Lima seamos fuertes opositores de Venezuela, pero, por otro lado, nos estemos sentando con el mismísimo diablo, ellos son los que han traído hambre a este país.

Brolo no supo qué responder en aquella cita:

Esta es una situación que debo revisarla con la ministra de Salud, son competencias de esa cartera y tendremos que determinar con el Presidente si tenemos una posición.

El gobierno ya tiene una postura: no pagará más a los médicos cubanos. Amelia Flores, la ministra de Salud lo explicó así:

Este es un proceso que ya veníamos trabajando con Cancillería, ya que el presupuesto que contamos para este rubro se nos está haciendo importante en el Gobierno para  la contratación de personal y de especialistas guatemaltecos.

 

 

El diputado Alejos, en el encuentro con el ministro, insistió con esta frase:

“Estamos financiando al régimen cubano y, por ende, a Venezuela”

El doctor José Cal, catedrático de Historia en la Universidad de San Carlos, calificó el reclamo de Alejos como una idea falsa de soberanía. Además, refiere que las relaciones con Cuba se restablecieron durante la presidencia de Álvaro Arzú. No obstante cree que detrás hay otros intereses: 152

“No está fuera la motivación económica de Cuba de captar divisas de acuerdo al servicio que los médicos cubanos realizan y es una crítica que no viene de sectores opositores al régimen, sino con mayor sentido crítico y se dice que estás misiones están relacionadas para captar recursos”

Ernesto Jiménez, un neonatólogo de 51 años y  representante de la brigada médica cubana en Guatemala, explica el manejo de los fondos:

El dinero que se nos paga es un estipendio porque nosotros recibimos nuestro salario en Cuba, pero ese dinero que se paga en Guatemala es para el uso interno: se paga alimentación, casas, servicios internos. Ningún médico ni banco hace trasferencias a Cuba.

 

El doctor se aparta de las decisiones políticas, pero advierte que si se van, quedará un vacío en Salud:

“Casi el 42% de la población la atienden los cubanos, estamos en 16 departamentos, 16 hospitales, 102 puestos de salud, 41 centros de salud, 18 Centros de Atención Permanentes; atendemos hospitales en Uspantan, en La Tinta donde tenemos 18 médicos. Al retirarse los cubanos, muchos de esos hospitales no van a tener recurso humano”.

Los cubano también han instalado cuatro clínicas oftalmológicas en el país en donde de 1998 a febrero de este año se han llevado acabo 494 mil 360 cirugías y se han atendido 3.8 millones de consultas.

En junio, un informe de la  organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) reveló que en Guatemala hay menos de un médico y un enfermero por cada 1 mil habitantes, con lo cual se ubicó al país en el último lugar, de 33 países de Latinoamérica y el Caribe evaluados en rubro.