El viernes último cuando los guatemaltecos estaban confinados en sus casas por el toque de queda, un grupo de personas; mayores y menores de edad infringían la ley: hicieron una fiesta clandestina en la mueblería o3 en Condado Concepción y adolescentes y adultos bebían se pegaban bocanadas de alcohol.

Ellos mismo se delataron en sus redes sociales y, la evidencia quedó grabada, pero no solo eso: las huellas de quienes participaron en la fiesta clandestina también están registradas por todo el complejo comercial. Así lo cuenta Edwin García, fiscal del Ministerio Público de la Fiscalía de Santa Catarina Pinula:

“Hay varios elementos ahí para extraer la huella, pero todo lleva un proceso, no es como en CSI que en 10 minutos le dan el resultado, tenemos un sistema un poco más tardado, pero sí nos da una guía”

El fiscal es cuidadoso con los detalles de la investigación: una de las razones es porque el caso involucra menores de edad, no obstante, su mayor preocupación es:

“Se van a poner todos los posibles sindicados en alerta, se nos van a ir y yo prefiero entrar de sorpresa, no decir nada; por eso soy un tanto reacio y además, porque el expediente está en investigación”.

Sobre la responsabilidad, la fiscalía dice que esta es individual y que cada persona independientemente de la edad debe responder por sus actos:

“Recuerde que el derecho penal es personalísimo, inclusive para los menores. Nuestra legislación dice que los menores de edad también son imputables y, si ellos infringen una ley, tenemos que ir en contra del menor y tenemos las suficientes normas para sancionarlos y existen centros específicos para ellos”.

Gobierno advirtió en marzo

En marzo con el   decreto de la cuarentena, se emitieron restricciones de movilidad por el aparecimiento de casos de Coronavirus en Guatemala y se advirtió de medidas para los infractores, así lo explicaba Hugo Monroy, ministro de Salud:

“El artículo 305 del Código Penal establece la contravención de medidas sanitarias -para quienes preguntaban qué medidas vamos a tomar y dice la ley: quien infrinja las medidas impuestas por las autoridades sanitarias para impedir la introducción o propagación de una epidemia susceptible de afectar a los seres humanos, será sancionado con prisión de seis meses a dos años, entonces eso es lo que se va a aplicar”.

Sobre el tema sanitario no hay respuesta

ConCriterio consultó con Julia Barreda vocera del Ministerio de Salud sobre las medidas de salud que se tomarán para los participantes de la fiesta en Condado Concepción y dijo que como hay una investigación en curso no se pueden dar detalles.

La Policía Nacional Civil (PNC) en un comunicado dijo que individualizarán responsabilidades penales o administrativas en caso se ameriten. -ese día los policías llegaron y tomaron datos de los vehículos- en el interior de la fiesta con en una pantalla gigante se escribió en letras fluorescentes el mensaje: “silencio por favor la policía está afuera”

Condado Concepción el complejo donde se ubica la mueblería recalcó que: tomarán las medidas correspondientes por la violación al giro comercial y al hecho suscitado.

Proceso administrativo

José Augusto Morales García, en representación de Esteban Recinos, propietario del comercio, acudió ayer al juzgado municipal de Santa Catarina Pinula para que el juez Guenfri Estrada, le notificara del inicio del proceso que durará 5 días en ese tiempo ellos pueden presentar descargos y al sexto día se emitirá el fallo:

“En el artículo 161 están mis competencias, lo de nosotros solo es pecuniario, una multa o la cancelación del negocio.  No nos podemos hacer de la vista gorda”.

El abogado de la mueblería dijo al salir del juzgado de Santa Catarina, que no se pronunciarían sobre el tema.