En épocas de crisis, la creatividad abunda, pues es necesaria para sobrevivir. En cuanto a finanzas, esto significa saber cómo reimaginar la forma en la que se administran los recursos.

Quienes viven en Estados Unidos no son ajenos al impacto que ha dado el coronavirus en el mundo. En Radio ConCriterio analizamos el tema junto a Daniel Herbruger, del podcast «La Asignatura Pendiente».

Como en todos los países, ciertos sectores de la economía en Estados Unidos se han visto afectados, incluso estancados, durante la pandemia. A pesar de ello, uno de los sectores que no se han visto tan golpeados, es el sector de construcción. Este cuenta con una gran población migrante y las reparaciones y mejoras del hogar continúan siendo prioridad.

Otros comercios han tenido que darle la vuelta a su giro de negocio, implementando nuevas medidas de seguridad. Los restaurantes, por ejemplo, pasaron de tener locales llenos de personas a apoyarse en el «delivery»

Incentivo económico para los estadounidenses

Para quienes son parte de las industrias que se han visto más afectadas, el gobierno hizo un aporte por tres meses. Este ha sido un apoyo para varias familias pero el aporte termina el próximo mes y por eso no se ha sentido el verdadero impacto de la crisis.

El lado negativo de esto es que existe un porcentaje de los beneficiados que no quiere regresar a trabajar o buscar un empleo nuevo pues reciben una cantidad mayor en la ayuda del gobierno que en un sueldo regular.

Hay quienes esperan y apoyan que esta iniciativa se extienda más allá del mes de agosto, pero esto no es seguro, por lo que varios han optado en considerar otras opciones desde casa, si no logran conseguir un trabajo cuando acabe la ayuda.

Herbruger, por ejemplo, ha desarrollado un negocio paralelo donde asesora a padres de familia como implementar el modo de estudio en casa. El debate más grande que se está llevando a cabo en el país norteamericano es la reapertura de centros de estudio, por eso necesitan prepararse en caso el próximo semestre sea en línea.

Como parte de la asesoría, Herbruger, quien también es maestro, recomienda que no se asuma que todo el tiempo que el estudiante pasa con la tecnología lo hace para aprender. Agrega que los padres deben estar involucrados en la educación, responder preguntas, investigar con los hijos y enseñar con ejemplo.

Escucha más sobre el tema en Radio ConCriterio.