Uno de los efectos secundarios del coronavirus ha sido la crisis que se le ha presentado a empresas de todos tamaños, desde la micro empresa hasta grandes conglomerados. A pesar de estar pasando por un momento crítico en cuanto a finanzas, es de aprovechar para aprender lecciones y ganar experiencia que de otra forma no se conseguiría. 

Ana María Vásquez, asesora de MyPimes, compartió cuatro preguntas en una conversación con Radio ConCriterio que cada empresario debería hacerse durante la crisis para evaluar el camino que sigue para el crecimiento de su proyecto. 

Lecciones para mantener una empresa a flote

Hay preguntas cruciales que se deben hacer a la hora de evaluar el estado de una empresa, especialmente en tiempos de cambio. 

¿Cuál es el punto de equilibrio?

El punto de equilibrio es el costo justo de los productos o servicios que se prestan, donde no hay pérdidas ni ganancias. Encontrarlo ayuda a saber qué descuentos se pueden hacer, qué tanto se puede ceder a la hora de cerrar un negocio sin afectar calidad o sacrificar pagos a proveedores y personal. 

¿De cuánto es el margen bruto?

Cuando se habla del margen bruto, se refiere al porcentaje de ganancia que se tiene al descontar el coste directo del producto o servicio. En algunos casos, las empresas tienen un alto número de ventas, pero no ven un progreso en sus ganancias por no tener este cálculo. Al hacerlo, el empresario sabrá si de verdad está obteniendo beneficios o si hay algo que necesita modificar para conseguir sus metas. 

¿Está el ciclo de conversión de efectivo a favor?

Esta pregunta indicará si la empresa tiene la posibilidad de continuar su operación regularmente, sin recurrir a préstamos bancarios. Cuando se hace este análisis se pretende saber si las operaciones pueden continuar tal como están, sin modificaciones o si se necesita recurrir a un préstamo para continuar operaciones, el monto y si es factible el pago de este. 

Dadas las circunstancias, el Crédito Hipotecario Nacional, así como otras instituciones, están ofreciendo préstamos a emprendedores, profesionales, MyPimes y grandes empresas con tasas bajas de interés y períodos de gracia de hasta 18 meses. Antes de considerar recurrir a uno es necesario visualizar si es posible hacer estos pagos en el período acordado. 

De la inversión actual, ¿cuál es el rendimiento que se ha obtenido hasta ahora y qué espera tener a corto plazo?

Tomando en cuenta la inversión de tiempo y recursos se puede determinar el riesgo que se está tomando y los beneficios que se generan para la empresa. ¿Son las que se esperaban? ¿Se requiere más inversión o sacrificio? Saber qué se quiere obtener trazará el camino a seguir, sea continuar el proyecto, dejarlo o modificarlo.

Al obtener las respuestas a estas preguntas, se sabrá qué pasos se pueden tomar para continuar y qué cambios hacer para mantener la operación a flote. Si es necesario modificar procesos, se puede evaluar de qué forma hacerlos o como implementar nuevas medidas de seguridad sanitaria, por ejemplo.

Tomar en cuenta gastos de nuevas medidas de limpieza o hacer uso de teletrabajo para minimizar contagios son algunas de las cosas que empresas de todos tamaños están comenzando a considerar, transformando experiencias imprevistas en lecciones que se impactarán a largo plazo.

Escucha más sobre el tema en esta edición de Radio ConCriterio.