¿Qué pasa cuando algo en lo que has trabajado se termina o ya no es viable? Esta es una realidad para todos y es un paso más en el camino de la vida. Para los emprendedores es común encontrarlo. La reinvención es lo que mantiene a flote a muchos, convirtiéndose en una herramienta necesaria en el arsenal de quien quiere evolucionar.

Aunque no hay una fórmula mágica existen ciertos elementos para la reinvención. Alex Gudiel de Zona Cero platicó con Radio ConCriterio sobre las tres «R», claves para dar ese giro de 180°.

-Publicidad-

-Publicidad-

Cómo renovar mi negocio

Las crisis son comunes, vienen en todo tamaño, por diferentes motivos y en momentos imprevistos. Tal es el caso del coronavirus en el mundo, que vino a cambiar todo, incluso la economía, con deudas y reducción de ingresos. La reinvención es el cambio total de lo que se está haciendo hoy, para llegar a ella se debe pasar por las siguientes acciones básicas:

Lee también: Como se enfrenta la crisis en Estados Unidos

1. Reedireccionar

Para no quedarse estancados, es ideal plantearse la posibilidad de una nueva dirección para salir del lugar en el que se está actualmente. Si un camino no funciona, hay que parar y ver para dónde sí puede hacerlo.

Si el objetivo se movió o ya no está, de nada sirve quedarse esperando a que vuelva. Buscar uno nuevo o salir a encontrarlo de otra forma es la manera en la que se mantendrán los proyectos en marcha

2. Replantearse

Las crisis también generan preguntas incómodas de los proyectos que se están ejecutando. ¿A qué se le teme? ¿Qué problemas existen? Al responder estas preguntas se sabrá en qué lugar se está y si existe la voluntad para la reinvención.

De esta forma se evita ser reaccionario ante la crisis y a tener un panorama más claro de las convicciones que están detrás de la voluntad a hacer crecer un proyecto o negocio. Una sacudida fuerte, como perder clientes o un trabajo, deja el camino amplio para ver qué hay dentro de cada uno, haciendo más sencilla la tarea de replantear sus objetivos.

3. Renovarse

El mayor obstáculo para la renovación son las creencias de que no se pueden hacer por la edad, poca experienca, etc. El ser humano es un ser resiliente y adaptable. Existen varias alternativas para hacerlo y siempre se puede aprender algo nuevo.

Hay que hacerse esta pregunta «¿cómo puedo hacer lo que estoy haciendo pero de una nueva forma?». Puede ser con una nueva tecnología, apoyándose con personal capacitado o capacitándose uno mismo con las nuevas tendencias en su campo. También es necesario pensar en las cosas que ya se realizaron, las que se están implementando y las que se quieren implementar para trazar un mapa hacia ese crecimiento.

Para escuchar más sobre el tema, haga click en este enlace de Radio ConCriterio.