Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

Este miércoles se cumplieron los tres meses de licencia que Consuelo Porras, Fiscal General, otorgó a Óscar Schaad, jefe de la Fiscalía de Delitos Electorales, quien en junio de este año, en plena marcha del proceso electoral, dejó el país junto con su familia bajo amenazas de muerte. El Ministerio Público a través de un comunicado informó que el permiso se amplió dos meses y sin goce de salario.

Rafael Curruchiche, el jefe interino de dicha unidad contestó que él ignora qué pasara con esa fiscalía:

A mí, oficialmente, no se me han dicho nada. Tuvieron que haberme notificado hoy -lunes- o mañana -martes- porque ahí tiene que haber alguien porque se maneja mucha información administrativa -liquidar viáticos, vales de combustible- yo con el licenciado Schaad perdí comunicación y hasta aquí no sé qué pasará.

Los caminos:

En caso Schaad quiera extender la ausencia en sus labores, debió presentar una ampliación hace dos semanas; sin embargo, el MP no responde si esto sucedió. La otra opción, según el fiscal Curruchiche, es que Porras nombre al sucesor de Schaad.

Sí el Lic. Schaad pide otro permiso, puedo seguir  de forma interina o bien que la Fiscal General diga: ya no le prorrogo el plazo y que designe a otra persona.

Curruchiche expresa que él puede continuar de forma interina, pero tiene impedimento para ser nombrado titular:

Hasta ahora que me sometí al proceso de convocatoria interna, pero todavía estoy en evaluaciones: prueba psicométrica, luego ante una terna sobre diferentes temas y el proceso va a tardar unos seis meses.

En la carta que Schaad envió a Porras para solicitar permiso de ausencia escribió que “mi estadía en el puesto más allá de la presente fecha, pondría en un riesgo mayor a mi familia”.

Consuelo Porras, quien vuelve al país la próxima semana de un viaje a Washington, dijo hace tres meses que las fiscalías contra la narcoactividad y de delitos contra la vida, investigan esas amenazas.  Las dos unidades respondieron que no pueden aportar detalles de los avances en la investigación.

En marzo de este año el gobierno de los Estados Unidos a través de su agencia antinarcótica -DEA- previno al fiscal Schaad de un posible ataque en su contra, así mismo contra Juan Francisco Sandoval, jefe de la Fiscalía Especial.