La Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) parece haber ganado “aliados” luego de que la semana pasada alteró la agenda del Congreso y propuso conocer las reformas al artículo 407N del Código Penal,  sobre el financiamiento electoral, que  con 93 votos fueron aprobadas en pleno.

La bancada se había pronunciado respecto a que no buscaría la presidencia del Congreso de la República, sin embargo sin mayores explicaciones, el diputado Carlos Barreda anunció que la UNE “tiene posibilidades” de dirigir el Organismo Legislativo durante 2019.

 “Estamos considerando como Unidad Nacional de la Esperanza, iniciar acercamientos con algunas bancadas –no mencionó cuáles- para presentar una propuesta para presidir el Congreso de la República. La UNE había manifestado que no está interesada pero ahora vemos una posibilidad”.

Es así como las fuerzas políticas empiezan a medirse de cara a la elección de la Junta Directiva 2019-2020.

Pero la incertidumbre en la que se encuentra la personería jurídica de algunos partidos políticos, cambia el panorama sobre esa integración. Además, algunos congresistas creen que otro tema que podría cambiar los escenarios es una eventual reforma del artículo  205ter. de la ley Electoral, lo cual  podría dar vía libre a  diputados a cambiarse de bancada nuevamente, una prohibición establecida en las reformas de 2016.

Carlos Fión, jefe de bloque de CREO, considera que la elección no se logrará hasta que se hayan hecho las modificaciones a la ley Electoral:

 “Hasta que no esté resuelto el 205Ter.” Eso reconfigura las fuerzas en el Congreso. Y ese Congreso reconfigurado es el que va a elegir Junta Directiva porque  sí se modifica, muchos decidirán con qué partido participar y votarán con esas bancadas.

La eventual cancelación de algunos partidos es otro aspecto que evalúan los congresistas, así lo dijo Raúl Romero, diputado de Fuerza:

“Ósea que si el día de mañana el TSE cancela partidos los miembros de esos bloques no podrían aspirar a esos cargos y eso crea incertidumbre”.

El oficialista FCN-Nación una de las bancadas mayoritarias en el Congreso es una de las organizaciones que están en proceso de Cancelación, al igual que Encuentro Por Guatemala (EG) y UCN.

Por lo tanto, Javier Hernández, jefe de bloque de FCN ha dicho que no buscarán la presidencia del Congreso: Nosotros en este momento tenemos un impase legal como partido, por lo tanto, consideramos irresponsable el tratar de buscar una Junta porque si nos llegara a cancelar podría ser problemas para el Legislativo.

En corrillos de Congreso de se habla de que Álvaro Arzú Escobar del Partido Unionistas, buscaría su reelección y FCN está dispuesto a apoyar esa candidatura, así lo afirmó Hernández:

Él ha hecho muy buen trabajo y no tendríamos ningún problema con apoyarlo.

En tanto la UNE descarta cualquier alianza con el oficialismo, y asi lo evidencia el diputado Barreda: No podríamos hacer alianza con FCN. Buscaríamos consensos con grupos de oposición, para  que se gobierne el congreso con una agenda económico social.

FCN-Nación ha intentado sin éxito en los últimos tres años presidir la Junta Directiva, sin embargo ha fracasado por falta de apoyos.

¿Qué es lo que hace tan atractivo estos cargos?, el diputado Fión, responde:

Integrar la Junta Directiva es un orgullo para cualquier diputado, adicional a que tiene mejores ingresos, mejores oportunidades de relacionarse con otros poderes del Estado, es decir, les da más poder ser miembros de Junta Directiva que ser un diputado raso.

El congreso tiene hasta el 14 de enero para elegir Junta Directiva. La actual fue elegida un día antes de la fecha límite. 15 días después la Corte de Constitucionalidad corrigió la plana al Congreso y pidió enmendar la elección ya que la misma se había integrado por algunos diputados tránsfugas.