Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

La encuesta más reciente de CID Gallup, levantada del 21 al 25 de mayo, muestra los cambios en la intención de voto después de las resoluciones de la Corte de Constitucionalidad que dejaron fuera de la contienda electoral a Zury Ríos, excandidata del partido Valor y a Thelma Aldana, del partido Movimiento Semilla, quienes capitalizaban al menos el 22% del gusto del votante en encuestas anteriores.

Son 4 candidatos los que presentan un crecimiento en los puntos: Alejandro Giammattei, Roberto Arzú, Edmond Mulet y Thelma Cabrera.

Giammattei, presidenciable del partido VAMOS, creció de 4 puntos de febrero a 12% en mayo. Este porcentaje lo coloca como el segundo favorito de la contienda, detrás de Sandra Torres, candidata a la presidencia por la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) con 21 puntos.

Roberto Arzú, candidato de la coalición PAN-PODEMOS, quien antes de la salida de Ríos y Aldana, se posicionaba en la cuarta casilla con 8 puntos, hoy se ubica en el tercer puesto con 9. Después de Arzú, se encuentra Edmond Mulet, presidenciable del Partido Humanista, quien creció un 3% desde la medición realizada en mayo por CID Gallup, hace tres semanas.

Gustavo Berganza, periodista y sociólogo, resaltó dos datos que resaltan de la encuesta de la semana pasada: 1) el posicionamiento de Thelma Cabrera, candidata presidencial del Movimiento de la Liberación de los Pueblos (MLP). “Por primera vez aparece Thelma Cabrera, porque en encuestas anteriores ella estaba por debajo del 1%”, dijo Berganza. Cabrera se encuentra ahora en la quinta posición, con una intención de voto del 5%, superior al margen de error de la encuesta”

El antivoto de Sandra Torres disminuyó 6 puntos de abril a mayo.

En segundo lugar, según Berganza, la última medición muestra que Sandra Torres, la candidata que desde febrero se ha mantenido a la cabeza de las encuestas electorales con 21 puntos, se ha estancado. Y, no obstante, lo que ha variado para Torres es la medición en su nivel de antivoto. “Parece haber es una disminución en el antivoto de Sandra Torres. Ahora lo que se ve es que continúa un descenso con respecto a abril. Seguramente hay gente que está considerando a Sandra Torres como una opción para votar. Se reduce la resistencia a votar a favor de ella”, sostiene Berganza. El porcentaje de encuestados que nunca votarían por Torres pasó de 39% en abril, a 33% en últimos resultados de mayo, es decir, que decreció en 6 puntos.

Para la medición, se realizaron 1,052 entrevistas cara a cara en el ejercicio de recolección de datos. De los entrevistados, el 24% no votaría por ninguno de los candidatos presentados y el 47% no tiene una preferencia por algún partido político de la contienda.

El 47% de los encuestados no tienen preferencia por ningún partido político.

Es preocupante se que siga esa aglomeración en no voy a votar, blanco o ninguno me cae bien, pues sigue siendo un dato igual o mayor a la intención de voto que tiene la candidata que encabeza las encuestas”, señala Berganza. Agrega que los datos de la encuesta podrían abrir la discusión sobre el voto nulo, pero que se necesitarían resultados más específicos acerca de quiénes votarían en blanco, nulo y aquellos que se abstendrían de votar.

(Fotos de portada: nomada.gt)