Hace una semana que Gendri Reyes fue juramentado como ministro de Gobernación junto a Carlos Franco, quien ocupó su lugar como viceministro de Seguridad. Solo dos días después del nombramiento, los ciudadanos y los diputados de oposición solicitaban su remoción. ¿La razón? La manifestación del 21 de noviembre en la cual se sospecha abuso policial contra manifestantes pacíficos cuando agentes antimotines trataban de reprimir a un grupo que provocó desórdenes y destrucción.

Además de abogado y notario, el ministro tiene formación militar, obtuvo una licenciatura en Seguridad Pública por la Escuela de Carabineros de Chile. Su trayectoria en la cartera, empezó en 2010, cuando ejerció como Gerente de Planificación Estratégica Policial y Tecnología.

Hay un dato contradictorio en la formación del ministro con los hechos durante el fin de semana. El exministro de Gobernación, Francisco Rivas trabajó con Reyes cuando este ejerció como asesor en el Viceministerio de Prevención de la Violencia y el Delito, un puesto que, según la hoja de vida de Reyes, ocupó durante 6 años de 2013 a 2019. Rivas:

 “Con todo lo que ha pasado, seguramente, traicionó sus principios enfocados en la prevención del delito y en la policía comunitaria como parte de la filosofía de una institución encargada de desarrollar la seguridad de un país por la reprimenda que recibieron manifestantes que se expresaban pacíficamente en la plaza.”

Fuera de Gobernación, fungió como Director Ejecutivo del Ministerio de Salud (2009- 2010) y como Jefe de planificación y operaciones de la Secretaria de Asuntos Administrativos y Seguridad de la Presidencia (SAAS) en 2010. Dos investigaciones lo señalan de robar miles de quetzales en viáticos y tarjetas de teléfonos proporcionados a los trabajadores de su dependencia.

Axel Romero, exviceministro de Prevención también compartió experiencia con él:

“Es una persona que conoce el Sistema, cómo funciona y que realmente cada cosa que se le encomendaba lo hacía muy bien. En su ejercicio como viceministro, estuvo bastante bien, le tocó sostener la peña mientras el Ministro Godoy estaba con padecimientos de salud y en el tiempo que Don Oliverio estuvo por ahí. Tantos cambios en la institución generan desorden, entonces, yo creo que es muy pronto para evaluar.”

A su lado llegó el viceministro Franco, un coronel de aviación retirado y empresario de seguridad privada, es socio fundador de tres empresas de ese tipo. Franco llegó directamente del Centro de Gobierno donde fungió como asesor de prioridades presidenciales. Además, Franco era también el delegado del presidente para la construcción de cárceles y comisarías.

Franco fue señalado en el caso Transurbano. Hugo González, de la Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI), a cargo del caso, expone:

 “Fue socio de la entidad Protección Metropolitana, SA, la empresa que contrataron para el servicio de seguridad privada de estos autobuses en el periodo del 2009 al 2011. El gabinete del expresidente Álvaro Colom da de forma anómala USD$35 millones a la Asociación de Empresarios de Autobuses Urbanos (AEAU) para el Sistema prepago. AEAU utilizó el dinero para pagarle a Protección Metropolitana y Protección Metropolitana en lugar de dar la seguridad privada, lo utilizaron para comprar bienes inmuebles a favor de personas de la AEAU: un helicóptero y desviaron para funcionarios públicos parte del dinero.” 

González afirmó que las acciones legales son en contra de la empresa, entidad Protección Metropolitana, SA, donde Franco fungió como socio.

El coronel retirado, graduado de la Escuela Politécnica en la polémica promoción 108, integró el cuerpo élite del Ejército en el Estado Mayor Presidencial, donde, de hecho, según el expediente judicial del Caso Gerardi, Franco integró el equipo de turno de la división de Servicios de Protección la noche del asesinato del Obispo Juan Gerardi.