El brutal asesinato del guía espiritual, científico maya, maestro herbalista, Domingo Choc, no solo cusa conmoción en los pueblos indígenas, sino destapa una realidad que durante décadas han vivido quienes siguen las doctrinas de sus ancestros: adorar a la madre naturaleza.

Miguel Ángel Manuel Alvarado, coordinador de las autoridades Maya Achí de Rabínal, Baja Verapaz, señala, por ejemplo, que siempre les han llamado brujos: los cristianos los ha estigmatizado por su cosmovisión, por quemar candelas y elevar oraciones a la naturaleza.

A todos los hermanos que usamos las candelas nos acusan de brujería. Eso de por sí lo han dicho cuando uno cambia de religión, dicen que estas tradiciones son cosmogónicas y que estas cosas hay que dejarlas por un lado y que solo se alaba a Dios.

El líder indígena de Rabínal dice que pese a que los cristianos los han estigmatizados por su cosmovisión, alaban a un mismo Dios solo que de diferente manera:

Nosotros alabamos al creador y formador del universo que es al mismo pero cada grupo tiene su propia forma, nuestros abuelos le pedían cielos, la tierra porque nos dan, la comida, oxigeno.

Choc se dedicada a la medicina alternativa, Mónica Berger, investigadora de la Universidad del Valle de Guatemala dijo que hacían con él un inventario de especies medicinales que se convertiría en un libro que plasmaría la ciencia herbal Maya Q´equchíe.

El coordinador indígena de Rabínal cuenta que los pueblos ancestrales han practicado por años la medicina natural y no han existido contraindicaciones:

No tiene porque no contiene químicos y cualquiera la puede tomar, solo se necesita fe, creer en la cosmovisión Maya porque es lo que nos han heredado nuestros abuelos.

En San Luis, Petén, la religión predominante es la evangélica cuenta el pastor Samuel Chub, de la Iglesia El Calvario, el religioso  cree que no todos ven con menosprecio a los guías espirituales:

No porque tenemos la libertad de culto e inclusos nosotros fuimos enviados a predicar las buenas nuevas de salvación y lo que tratamos de acercarlos a Dios.

El fin de semana recorrieron las redes sociales los dramáticos videos de los hechos en la aldea Chimay, San Luis, Petén, donde se ve a Domingo Choc, prendido en llamas: lo sigue una multitud de persona y la gran interrogante es:

¿Quién prendió fuego?

El Ministerio Público (MP) ya investiga.

El presidente Alejandro Giammattei escribió ayer en su cuenta de tuiter que pidió al MP que los responsables sean llevados ante la justicia.

Álvaro Colom, expresidente de la Guatemala, quien recibió la vara de autoridad de los pueblos indígenas, cuenta que durante su mandato tuvo muchas relaciones con distintas etnias y puede identificar que los Q’eqchíes son una comunidad conciliadora: “En los casos  de linchamientos que yo vi en la presidencias, generalmente se llegaba a la conclusión que hubo una cuestión personal: un lindero mal trazado, la pérdida de una vaca y que a esos niveles son golpes muy duros y vienen los conflictos; yo veo más esa posibilidad que el de una secta”.