La comunidad médica guatemalteca batalla a diario para combatir la pandemia del Covid-19 pero además, los doctores buscan medicina más económica y eficaz que frene el avance de la enfermedad para que los pacientes no pasen a estados críticos y mueran.

Mucho se ha hablado de las cifras que cobran los hospitales privados para atender a los pacientes positivos: prepagos de Q50 mil a Q75 mil, antes de ser atendidos, y tratamientos que pueden superar medio millón de quetzales.

Y las cifras, en hospitales públicos, empiezan a desvelarse:

  • La atención por 21 días de un paciente ventilado complicado puede llegar valorarse en Q610 mil 998
  • En paciente ventilado no complicado Q503 mil 292

Las cifras fueron compartidas durante un seminario en donde participaron médicos de hospitales que atienden Covid-19 en Guatemala. Los datos corresponden al hospital de Villa Nueva.

En el hospital Provisional del Parque de la Industria los doctores estiman que la atención de casos graves ventilados puede alcanzar los Q20 mil diarios, un monto que incluye insumos y honorarios. Según la especialidad, los médicos en este hospital devengan salario mensual entre Q15 y Q16 mil los médicos generales y los especialistas devengan entre Q18 y Q20 mil; mientras las enfermeras, Q8 mil cada mes.

Prueban bajar costos

Los doctores han medido la efectividad de ciertas medicinas en pacientes hospitalizados y en Villa Nueva, el Tocilizumab se probó efectivo en pacientes.

Armando Alvarado, intensivista de ese hospital, dijo durante el encuentro de médicos:

Logramos ver que los pacientes ventilados que no fueron abordados con el Tocilizumab y que tuvieron estancia prolongada en terapia intensiva llegaron a costar Q610 mil 900 sin sumar honorarios médicos ni de enfermería, solo laboratorios y drogas. Pero, un paciente grave tratado con Tocilizumab nos hizo un promedio de 7 y 10 días de estancia hospitalaria y se redujeron los costos básicamente a Q90 mil.

Un reciente estudio de la multinacional de medicamentos Roche y casa productora de este, apuntó la semana pasada que el Tocilizumab no fue efectivo y recomendó a la comunidad médica a no emplearlo en los pacientes. En Guatemala algunos doctores también dudan de la efectividad de este medicamento.

Alicia Chang, vicepresidenta de la Asociación Guatemalteca de Enfermedades Infecciosa, no cree en la eficacia por los recientes estudios y más bien atribuye la baja en costos a otros factores:

Probablemente los pacientes necesitaron menos días en intensivos y por eso bajo el costo o no tuvieron que ventilarlos, quizá eso contribuyó pero que haya sido con el Tocilizumab no estoy segura porque en este estudio grande no podían disminuir los días de ventilación  ni mortalidad.

Helmuth Estevez, director del hospital provisional de Quetzaltenango también es escéptico, además, dice que los costos de la medicina son elevados:

Es carísimo, cuesta como US$400 cada dosis y aquí usamos 4. Como medicamento para cierto tipo de pacientes es muy bueno, pero no se usa en todos, ¿y en qué pacientes sí ha funcionado? Nos ayuda a disminuir los procesos inflamatorios agudos crónicos con liberación de sustancias y esto nos reduce la inflamación.

Los doctores coinciden en que las dosis son costosas, la doctora Chang, cuenta:

Nosotros tuvimos que colaborar para compra la medicina para algunos médicos y no estaba disponible ¿a cómo lo compraron? El tratamiento del día salía a Q9mil, regularmente solo es una dosis, pero a veces hay que poner dos.

Edwin Asturias, director de la Comisión Presidencial Contra el Coronavirus se refirió también sobre el Tocilizumab: otro medicamento del armamento que pierde indicación en esta infección. Un estudio de Roche no mostró mejoría con paciente con neumonía severa, tampoco hubo mejoría en la mortalidad.