La pandemia del Covid-19 provocó que los hospitales del país cierren sus puertas a la atención de consultas de otras enfermedades: solo atienden emergencias desde marzo. Lo grave de la enfermedad y los riesgos que el virus representa obligó a los centros de asistencia a dedicarse en exclusivo a pacientes con Coronavirus.

Pero ¿y los demás?

En Facebook se escuchan los reclamos:

Isabel de García, una mujer en periodo de gestación: me tocaba cita y dicen en el Centro de Salud de Santa Elena, zona 18, que a quienes ya vaya a dar a luz, va a atender. ¡No es justo! Nosotros también tenemos derecho a llevar nuestro control.

Carol Casanova: mi nuera tiene seis meses de embarazo y solo ha podido tener una consulta, por no haber consulta externa.

No se reciben embarazadas

Lorety Delgado, comadrona de 56 años en Alta Verapaz, entre mayo y abril atendió 13 partos en su zona. La mujer que lleva 36 años en este oficio ha acompañado a pacientes a su visita con el médico y por algunas dificultades, pero no las han recibido:

No las están atendiendo. Yo llegué a dejar a una y no la querían recibir, luego fui a dejar a otra mujer que ya estaba con dolor y no la aceptaron, le dijeron que todavía no tenía trabajo de parto, que le faltaba un mes y debió tener su bebe aquí en la comunidad. Creemos que es por la enfermedad de Covid-19.

En Guatemala, unas 23 mil comadronas apoyan al ministerio de Salud en labores de parto en las comunidades según los resultados preliminares de una encuesta del Observatorio en Salud Sexual y Reproductivo (OSAR), el cual entrevistó a unas 600 parteras. El 95% responde que a raíz de la pandemia incrementó la atención prenatal y de parto. Las causas:

  • Las mamás tienen temor de contagio
  • Falta de trasporte

Mirna Montenegro directora del OSAR:

“Los servicios de salud están totalmente priorizando el tema del Covid-19 y todo lo que se refiere a salud reproductiva: control prenatal, atención del parto, visita postparto, planificación familiar, como la vacuna todo eso se ha relegado a un segundo plano. Están totalmente ocupado con el Coronavirus, a veces tienen una banca en a la entrada como diciendo “no entre, no hay atención” y mucho del personal de la salud, por la edad tiene que estar retirado, y otras clínicas de planificación están cerrados y eso pone en riesgo los derechos reproductivos y se esperan más embarazos no deseados por esta deficiencia”.

Delgado, la comadrona de Alta Verapaz, dice que en su área hay flexibilidad en algunos servicios:

Del centro de Salud de Carchá están viniendo a hacer ultrasonidos a la comunidad, como yo tengo muchas embarazadas, tenía 28 ya solo me quedan 11.

El Ministerio de Salud extendió a las comadronas un documento para que puedan atender a sus pacientes durante el tiempo de restricción.

En lo que va de este año las autoridades reportan 40 mil 109 partos.

Los hospitales privados también modificaron su atención a embarazadas. Entre otros cambios impusieron como requisito para ser atendidas, pruebas de Covid-19, las cuales son añadidas a la factura.