Francis Arqueta, director de Aeronáutica Civil, autorizó sin los procedimientos correspondientes, un negocio privado para detectar Covid-19 en el Aeropuerto Internacional La Aurora. En una entrevista en ConCriterio respondió que fue el Hospital Social San Lázaro quien solicitó un espacio en las instalaciones de La Aurora y prestar el servicio en la terminal aérea. Él lo concedió.

El funcionario afirmó que hubo una segunda empresa que también solicitó prestar el servicio, pero al cierre de la edición Argueta no reveló el nombre de esta compañía: no responde llamadas ni mensajes de este reportero y su equipo de comunicación, aunque ofreció buscar la información, tampoco respondió.

Guatecompras, el portal de negocios del Estado, no registró concurso para concesionar el espacio público en el aeropuerto y tampoco del laboratorio. Edgar Batres, diputado de Winaq, integrante de la Comisión de Defensa del Consumidor, ve anomalías:

Independientemente de la empresa que sea, esto debió de haber pasado por un proceso de licitación pública, porque estamos concesionando un servicio y de vital importancia, estamos hablando de la salud. Se debe tener mucho cuidado con este tipo de acciones y ahí hay que revisar ese proceso, debe ser regulado por Estado y está en la Ley de Contrataciones.

Este reportero llamó al Laboratorio y Hospital Social San Lázaro, quien obtuvo el negocio de las pruebas en el Aeropuerto. Un trabajador dijo que el director es el doctor Migniel Sánchez, pero no se encontraba en la institución por lo tanto no hubo comunicación.

El Laboratorio San Lázaro es uno de los 126 centros autorizados por el Ministerio de Salud para realizar las pruebas Covid-19; no obstante, el director de Aeronáutica Civil no tomó en cuenta a ninguno de estos ni clínicas ni hospitales.

ConCriterio consultó dos establecimientos autorizados para procesar las pruebas: ninguno recibió invitación para participar en la instalación de un kiosko en La Aurora.

Katerin Sagastume, química bióloga del laboratorio Los Álamos en la zona 2 dijo: Yo me enteré hasta que salió en las noticias que iba haber un laboratorio ahí adentro, pero no sabíamos nada.

La bióloga cree que hubo una nominación sin concurso para el negocio:

Pensaría que para que fuera más justo nos hubieran invitado a todos los que estamos autorizados.

Érick Herrera, director técnico del Laboratorio Test, en San Miguel Petapa, comenta:

No recibimos ninguna invitación y no estuvimos enterados si hubo algún proceso para participar porque hubiera sido una gran oportunidad para cualquiera. La verdad impide el crecimiento de otros, hay pequeñas empresas que incluso traen el deseo de crecer y de hacer bien las cosas. No se da la misma oportunidad para todos y se convierte como en un monopolio.

El Ministerio de Salud toma distancia del tema. Julia Barreda, comunicadora de la cartera, se limitó a responder que la institución “continúa realizando pruebas en el aeropuerto a quienes por alguna emergencia no la traigan”.

Justamente, San Lázaro, consiguió el permiso y hará pruebas a quiénes vengan del extranjero y no consignen resultado negativo. ¿Quién decidirá si el viajero va al kiosko de San Lázaro donde deberá pagar Q200 o al del Ministerio de Salud en donde el hisopado es gratuito? Salud no respondió y refirió la consulta con Aeronáutica. Y esta institución guarda silencio.