Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

Las masivas manifestaciones de los años 2015 son cosa del pasado. Aisladamente, la protesta social empieza apenas a levantarse, unos por aquí y otros por allá. La estructura y la demanda han cambiado. Hay indignación, peroaún no la suficiente para levantar columnas de personas hacia las plazas, como cuando los guatemaltecos salieron a las calles en rechazo a la corrupción.

¿Qué pasó? Pablo Rangel, sociólogo comenta:

Es un momento de muchas demandas. Y la pegunta es ¿en qué confluimos? Hay gente que no le parece para nada lo del “tercer país seguro” y hay otros que lo ven viable; también hay mucho descontento por la compra de los aviones, pero hay personas que  apoyan al Presidente aunque sea por cuestión clientelar.

Momentos de indignación

En las últimas semanas, los temas con mayor efervescencia en el país y que mayor discusión y crítica han generado en redes sociales son, entre otros:

  • Los resultados electorales del 16 de junio
  • La inminente salida de CICIG el 3 de septiembre
  • La compra de los aviones Pampa III con Argentina
  • Fallos judiciales con anulación de condenas y reducción de penas. Y más recientemente
  • La firma del acuerdo “tercer país seguro” con Estados Unidos.

Sin embargo, la indignación está diseminada, cree el sociólogo:

No creo que vaya haber una demanda unificadora, aunque quizá sea el descontento con las candidaturas que quedaron para la presidencia porque esto pareciera ser generalizado, porque son las opciones que nadie esperaba.

La semana pasadalos  estudiantes de la Universidad de San Carlos de Guatemala fueron los primeros en entrar en protesta: sus acciones lograron tras cuatro días de plantón que las autoridades analicen dar marcha atrás a planteamientos internos.

Los universitarios también rechazan la firma del convenio de “tercer país seguro” entre Guatemala y EE.UU.

El  Comité de Desarrollo Campesino (CODECA)  es otro movimiento que se alista para “un paro nacional” con manifestaciones en 26 puntos del país para el próximo martes. Apoyan a la dirigencia de la USAC en el rechazo a la firma del convenio, pero ellos al igual que los estudiantes tiene sus propias demandas: respecto a defensores de derechos humanos, además desaprueban los resultados electorales. Gilder Guzmán, miembro de la organización:

“El pueblo ha despertado y no acepta las injusticias”.

Álvaro Montenegro, miembro de la organización Alianza para las Reformas, uno de los hombres detrás del movimiento JusticiaYa que nació en 2015 con las protestas anticorrupción señala que:

Se han construido algunas redes que en determinados momentos pueden activarse por demandas sociales muy puntuales. Pero los contextos son distintos y en ocasiones se dan situaciones imprevistas que logran en algún punto un desborde ciudadano. En este momento hay descontentos generalizados.

La expectativa de una masiva manifestación como las de 2015 son mínimas, mientras no exista un factor que unifique el descontento social, que de momento lo logra concretarse.