Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

Guatemala atraviesa condiciones climáticas calurosas  que solo son el anuncio de que el fenómeno del Niño podría cobrar fuerza en los próximos meses, lo que significaría una prolongación en el cese de las lluvias durante el invierno, como ocurrió en 2018 cuando el fenómeno de la canícula se extendió por 50 días y complicó la situación de seguridad alimentaria en 20 de los 22 departamentos del país.

Según cifras del Programa Mundial de Alimentos (PMA), 3 millones de personas están en situación de inseguridad alimentaria derivado de la seguía del año pasado.

Alberto Betancour, vocero del Instituto Nacional de Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivume) comparte las previsiones climáticas:

Actualmente estábamos bajo las condiciones del “niño débil” esto significa que en océano pacifico las temperaturas han estado más cálidas de lo normal,  de mantenerse así se pueden generar problemas. Cuando se desarrolla el fenómeno del niño hay una probabilidad de que la canícula se extienda   y eso es lo que va a pasar en 2019, entonces se podría registrar un escenario similar a la época lluviosa del año interior.

La tasa de desnutrición crónica en niños menores de 5 años en Guatemala es del 47%. El Sistema de  Información Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SIINSAN) reporta que hay  prevalencia “muy alta” de esta enfermedad en:

  • San Mateo Ixtatán, Huehuetenango 78% de desnutrición crónica.
  • San Juan Atitán, Huhuetenango 76.9 %
  • Chajul, Quiché 72%
  • Camotán, Chiquimula 52.2 %

Inseguridad alimentaria afecta a 3millones

Laura Melo, Representante del Programa Mundial de Alimentos en Guatemala, dijo que las condiciones climáticas en el país son preocupantes, ya que desde hace seis años las sequías han sido recurrentes, lo que ha tenido un impacto en millones de guatemaltecos en condiciones de pobreza:

Se estima que actualmente hay cerca  de 3 millones de personas que están sufriendo de inseguridad alimentaria moderada o severa, como resultado de la última canícula que duró más de 50 días. Significa que las familias no tienen muchos alimentos para consumir, no tiene nada o solo les alcanza para un tiempo de alimentación. Lo peor es que están empezando a vender bienes como animales, herramientas de trabajo con el fin de subsistir.

Melo, urge a las autoridades a implementar programas que diversifiquen los medios de vida de las comunidades más afectadas por la escasez de lluvias y brinda algunas recomendaciones:

Lo que podemos trabajar es:

  1. Mecanismo de producción de alimentos en el que se ahorre agua.

  2. Métodos de producción de alimentos resistentes a la sequía.

  3. Diversificación de medios de vida que no dependa del agua: producción de pollos, artesanías y otros productos que puedan ser comercializados y que ayuden a la subsistencia de las familias.

Estos fémenos, según la funcionaria del PMA, además inciden en desplazamiento, especialmente de los hombres quienes salen de casa en busca de la subsistencia familiar.

Actualmente el PMA con el financiamiento de Q8.8 millones de Alemania, entrega bonos de Q580 a 4,700 familias de Moyuta, Jutiapa, como una contribución al fortalecimiento de la seguridad alimentaria en la región. Para esta nota se intentó contactar el Secretario de Seguridad Alimentaria y Nutricional, Juan Carlos Carías, pero al cierre de la nota no respondió a las llamadas.