Como si se tratase de un logro, la Dirección del Área de Salud de Ixcán publicó, el 14 de julio, fotografías del personal que para llevar las vacunas contra el Covid-19 a Ixcán deben cruzar el río Xalbal en un cable como canopy.

La directora del Área de Salud de Ixcán, Aracely Briones, explicó que las carreteras a la comunidad Valle de Candelaria III, a 327 kilómetros de la capital, fueron destruidas por las tormentas Eta e Iota y por eso un equipo de 5 personas con dos hieleras viajó en cable para inmunizarlos: 

“No es ninguna dificultad, porque los frascos tienen 10 dosis más un excedente… más o menos tienen como 11 dosis cada frasco y las comunidades son pequeñas. De hecho, ayer la meta era vacunar a 52 personas y se vacunaron a 32. Quedaron pendientes 22 porque no aceptaron la vacuna. La vacuna Moderna debe conservarse en una temperatura entre los 2-8C, entonces no es dificultoso, porque ya estamos acostumbrados a mantener el resto de biológicos con esta temperatura.”

Inmunizar en Ixcán no ha sido fácil, explicó Briones. Muchas comunidades no poseen internet y son las 4 aldeas de difícil acceso:

“De hecho, hay otras comunidades donde hay que pasar en lancha para atravesar el río y llegar a la otra comunidad. Son varias comunidades que hay que transportarse de esta forma.”

El alcalde de Ixcán, Antonio Elías Calel, explicó que las comunidades Valle II, Valle III y Vista Hermosa se encuentran incomunicadas, por lo que, los pobladores construyen un puente de hamaca:

Nosotros ya compramos los cables, compramos material, pusimos albañiles… pero la gente también ha colaborado. Se está haciendo todo lo posible para poder conseguir recursos y poder terminar.”

En cuanto al apoyo del Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (Micivi), Calel dice: 

“(Con ellos) nada de nada. Nosotros mandamos las fotos con el ministro el año pasado, cuando se llevaron los dos puentes. A la fecha no se tuvo ninguna respuesta de ellos.”

ConCriterio solicitó al Micivi los avances del plan de reconstrucción por las tormentas Eta e Iota, pero al cierre de esta nota no hubo respuesta.

 El 17 junio del 2021, en citación con el diputado Orlando Blanco, el viceministro de Infraestructura, Boris de León, indicó que se destinaron Q266 millones para la reconstrucción de puentes, otros Q266 para la Dirección General de Caminos y Q556 para Covial. Blanco criticó la baja ejecución, pues de la inversión necesaria para subsanar los daños de las tormentas Eta e Iota, según la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia se había ejecutado solo el 3.5%.

La lentitud de las autoridades tiene implicaciones diarias para los pobladores de Ixcán. Julio López, de 34 años, es un agricultor de Valle III y cuenta que para comprar productos básicos como azúcar y jabón, al igual que medicamentos, se debe de subir al cable suspendido:

“Está un poco peligroso. Anoche creció demasiado el río y ya da pena pasar la garrucha. La garrucha no sabe uno ni cuándo puede quebrarse o el cable reventar… Uno no sabe, entonces, siempre da pena pasar, porque el río abajo de uno está grande y casi es imposible salir si uno cae al agua.”

A pesar del apoyo de la municipalidad, cada poblador pagó Q100 y 12 jornales, equivalentes a Q1 mil 200, para la construcción del puente. Estos están desesperados, pues el invierno y las lluvias se acercan nuevamente.