Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

Los aires de despedida de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) empiezan a sentirse en el país. Desde el extranjero, Iván Velásquez, jefe de la CICIG, prepara con su equipo el informe final sobre los 11 años que la misión de la Organización de Naciones Unidas (ONU) combatió la corrupción e impunidad generada por grupos político-económicos y el crimen organizado.

“Hemos notificado al Secretario General de Naciones Unidas, la no renovación del mandato de CICIG”.

Con esa frase, el 07 de enero de este año Jimmy Morales unilateralmente dio por terminado el acuerdo con CICIG y, a menos de 45 días de que la misión caduque, Nayib Bukele, presidente salvadoreño, analiza la creación de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en El Salvador (CICIES).

En el diseño y creación participa de la CICIES participa Velásquez, el hombre al frente de la CICIG, con quien en agosto de 2018 el presidente Morales rompió relaciones:

“Declaro non grato a sr. Iván Velásquez Gómez y ordeno que abandone inmediatamente la República de Guatemala”.

Morales le cerró las puertas y las fronteras a Velásquez y Bukele le abrió las de El Salvador. La semana pasada Felix Ulloa, vicepresidente del país vecino, publicó es sus redes sociales una fotografía junto con el Comisionado colombiano y el mensajes de que trabajan en la creación de la misión anticorrupción.

Juan Francisco Sandoval, quien está al frente de la fiscalía especial en Guatemala, lamenta que el fin del organismo haya sido abrupto y cree que debió continuar. El fin del mandato lo atribuye:

 “Por haber cumplido con su trabajo, por haber tocado a grupos poderosos, lo cual respondió a intereses particulares más que a obedecer de la necesidad que hay de organismos que permitan la independencia en el actuar del Ministerio Público (MP)”.

En tanto aplaude que El Salvador este en vías de implementar un modelo similar de lucha contra la corrupción:

Responde a una visión de avance que tiene la sociedad salvadoreña y contraria al modelo regresivo que se tiene en Guatemala. Vía el máximo tribunal constitucional se ha puesto freno a iniciativas que pretenden retornar al país a un pasado oscuro.

Édgar Gutiérrez, excanciller de Guatemala y uno de impulsores de CICIG en el país, cree que si bien Bukele tiene la voluntad y está consciente de los alcances que puede tener una CICIES en El Salvador el camino no lo tiene fácil.

 “No va ser posible que haya una réplica de CICIG en El Salvador por lo menos de aquí a dos años, porque el presidente Bukele está en notoria minoría en la Asamblea Nacional y tanto el FMLN y Arena han manifestado su oposición, de manera que tendrá que hacer una adaptación con las limitadas facultades desde el Ejecutivo”.

Durante la campaña presidencial, Nayib Bukele tuvo acercamientos con  Thelma Aldana, la exfical General de la Nación, por lo que no descarta que al igual que Velásquez ella también se involucre, Guitiérrez, comenta:

 “Se le debería ver también porque el presidente Bukele tiene mucha empatía con ella y la ha calificado como la mejor fiscal de Centroamérica, aunque  a la exfical se le dificulta con la persecución penal que hay en su contra”

En los 11 años de trabajo en Guatemala la CICIG:

Identificó  60 estructuras criminales, fueron presentados 100 casos penales, hubo 680 personas  procesadas y se emitieron 310 condenadas.

Entre otros aportes de la CICIG al MP se enumeran:

  • ●      Reglamentación de oficina de protección testigos
  • Implementación de métodos especiales de investigación de  interceptación de llamadas.
  • Creación de la dirección de análisis criminal